El sacerdote Krysztof Charamsa ofreció este sábado una rueda de prensa junto Edouard, su pareja
El sacerdote Krysztof Charamsa ofreció este sábado una rueda de prensa junto Edouard, su pareja - afp
en vísperas del inicio del sínodo

El Vaticano aparta a un sacerdote de la Congregación de la Doctrina de la Fe tras admitir su homosexualidad

Lombardi explica que su «elección de declarar algo tan clamoroso» en la víspera de la apertura de Sínodo supone «una presión mediática injustificada» a los padres sinodales

Actualizado:

En una perfecta operación de marketing de su nuevo libro, un sacerdote polaco de 43 años, funcionario en la Congregación para la Doctrina de la Fe, reveló este sábado su homosexualidad y presentó a su compañero sentimental en una concurridísima conferencia de prensa, al mejor estilo de la época del arzobispo Milingo.

El cese fue inmediato pero no airado. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, afirmó que “a pesar del respeto que merecen las situaciones personales, realizar una manifestación tan clamorosa en vísperas de la apertura del Sínodo es muy grave e irresponsable, porque intenta crear una presión mediática indebida sobre la asamblea sinodal”.

Lombardi confirmó que “no podrá continuar su trabajo en la Congregación para la Doctrina de la Fe ni en las universidades pontificias. Su situación personal es competencia de su obispo diocesano” en Pelplin (Polonia).

Krzysztof Charamsa, realizó su vistoso “outing” en un restaurante del centro de Roma apoyado por el Global Network of Rainbow Catholics, una asociación de homosexuales católicos entre los muchos “lobbies” presentes en Roma en vísperas del Sínodo de la Familia.

Charamsa se definió, muy sonriente, como “un sacerdote homosexual feliz y orgulloso de mi propia identidad”, y presentó afectuosamente a su compañero sentimental.

Con gesto más serio serio añadió que “estoy dispuesto a pagar las consecuencias, pero ha llegado el momento de que la Iglesia abra los ojos frente a los gays creyentes y entienda que la solución que les ofrece, la abstinencia total, es inhumana”. El cese no le importa pues “tengo listo para imprimir, en italiano y en polaco, un libro en el que presento mi experiencia al desnudo”.