Dos mujeres ejercen la prostitución en Barcelona
Dos mujeres ejercen la prostitución en Barcelona - Inés Baucells

Ocho de cada diez mujeres que ejercen la prostitución en España lo hacen contra su voluntad

Actualizado:

Ocho de cada diez mujeres que ejercen la prostitución en España lo hacen contra su voluntad, según la ONGD Anesvad, que cita diversos estudios, con motivo de la aprobación, este viernes 18, del Plan Integral de Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas en Consejo de Ministros.

La organización internacional, que ha indicado que el próximo miércoles, día 23, se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual de Mujeres, Niños y Niñas ha recordado también que, según datos de la Policía, «entre abril de 2013 y diciembre de 2014 cerca de 11.000 víctimas potenciales de trata con fines de explotación sexual».

A su vez, a nivel Europeo, los datos del Eurostat entre 2010 y 2012, durante estos años fueron identificadas un total de 30.000 personas como víctimas de trata, lo que supone un incremento del 28% respecto al periodo 2008-2010.

«La explotación sexual es una de las modalidades de trata más extendida y común en todo el mundo», lamenta la ONG. De hecho, las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifra en, aproximadamente, 4,5 millones de personas el número de víctimas de explotación sexual forzosa en todo el mundo, la mayoría de las cuales (el 90%) son mujeres y niñas. «Se cree que en realidad son muchas más, pero es difícil cuantificar la dimensión de un negocio ilegal y clandestino como es la trata», asegura Anesvad.

Un problema en todas las naciones

La organización alerta de que es un fenómeno que «afecta prácticamente a todas las naciones del mundo» en alguna de las fases que componen el proceso por el que una persona llega a caer en las redes de explotación: el reclutamiento, el traslado y la recepción de las víctimas. De hecho, el estudio de la OIT indicaba que las investigaciones habían hallado víctimas de trata con fines de explotación sexual procedentes de 152 países que habían sido trasladadas a un total de 124 países.

Anesvad ha subrayado además las consecuencias que, tanto a nivel físico como mental, tiene la explotación y el abuso sobre las personas que sufren esta forma de esclavitud. Así, en un informe elaborado por la organización junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), señala que prácticamente la mitad de las víctimas de trata (48%) han sufrido violencia física o sexual, así como amenazas, vejaciones y encierros, y que un porcentaje elevado (42,8%) sufre trastornos por ansiedad, depresión (61,2%) y estrés post traumático (14,9%).

De hecho, en Camboya, Tailandia y Vietnam, tras ser liberadas y atendidas, una de cada seis víctimas de trata reveló haber tenido pensamientos suicidas, según el documento.

En el caso de los niños, los investigadores encontraron que un tercio de los niños y las niñas encuestadas había sufrido violencia física o sexual (o ambos), que el 23% había sufrido una lesión grave y que los problemas de salud mental eran «comunes»: más de la mitad de losjóvenessupervivientesdel tráfico (56%) habían sufrido depresión, un tercio (33%) de un trastorno de ansiedad y una cuarta parte (26%), trastorno de estrés postraumático.

El 12% reportó que habían tratado de dañarse a sí mismos en el mes anterior a la entrevista, mientras que el 15,8% reportó tener pensamientos suicidas en el último mes. «Un tercio todavía tiene miedo del traficante o sus asociados», asegura la organización.