Los agentes que rescataron al pequeño Marco de un contenedor de basura en Mejorada del Campo
Los agentes que rescataron al pequeño Marco de un contenedor de basura en Mejorada del Campo - guardia civil

Maltrato a bebés, una práctica abominable demasiado frecuente

Actualizado:

En las últimas semanas, dos bebés han sido víctimas de maltrato a manos de sus padres, una práctica inhumana a la que pretende plantar cara la nueva Ley de Protección a la Infancia.

Las novedades legislativas en esta materia protegerán a los menores en posición de indefensión ante a sus progenitores, de forma que en caso de abandono o encontrarse en riesgo la integridad física de los niños, la tutela se trasladará a las administraciones públicas, que estarán obligadas a priorizar la acogida familiar por encima de la residencial.

De esta forma, los menores que pasen a estar tutelados por el Estado no deberán permanecer en una casa de acogida a la espera de resolución judicial, sino que se ubicarán en una familia, con previa valoración de idoneidad. Dado este caso, si en un plazo de dos años los padres biológicos no solicitan la recuperación de la custodia, la administración pública podrá acordar la adopción definitiva del niño.

Han sido varios los casos que a lo largo de los últimos años han abierto el camino para trabajar en una ley que ampare la seguridad de quienes son víctimas de su propia indefensión.

Tirado a un contenedor

Hace apenas dos semanas dos agentes de la Guardia Civil encontraton al pequeño Marco –así fue bautizado en el hospital tras su rescate– dentro de una mochila en un contenedor de basura soterrado en la localidad madrileña de Mejorada del Campo. El bebé se recuperó en el Hospital de Henares y ya ha encontrado una familia en la que correr mejor suerte.

Escondidos en un congelador

En el año 2012, una madre ocultó la gestación de dos niños y los metió en el congelador después de dar a luz en Sevilla. El marido de la mujer fue quien descubrió el cadáver de ambos y alertó a las autoridades.

Arrojado por la ventana

En la madrugada del día de Nochebuena de 2013, un bebé fue arrojado por su propia madre al patio interior de la vivienda familiar en Madrid y encontrado por su propia abuela envuelto en un pantalón vaquero.

Encontrado en un vertedero

Un operario halló por casualidad, en marzo de este mismo año, el cadáver de un bebé de apenas una semana que afloró a la superficie entre toneladas de basura en un vertedero de Alicante.