La velocidad del aire también influye en la posibilidad de coger un resfriado
La velocidad del aire también influye en la posibilidad de coger un resfriado - Alejandro Leonardo

El aire acondicionado causa el 20% de resfriados en verano

Es recomendable mantener la temperatura en torno a 25º, aunque la velocidad del aire y la sequedad del ambiente influyen a la hora de causar un resfriado

Actualizado:

El mal uso del aire acondicionado causa el 20% de los resfriados y otras dolencias, como irritaciones oculares y de la piel, lumbalgias, afonías o faringitis, en las oficinas donde hay un exceso de frío y sequedad en el ambiente, según ha informado este martes la compañía Unipresalud.

La llegada del verano suele ir acompañada por una guerra por el control del termostato en muchos lugares de trabajo, ha recordado en un comunicado esta compañía especializada en prevención de riesgos laborales, que ha advertido que, además del frío, otro factor que repercute en la salud es la calidad del aire.

Según los especialistas, el funcionamiento y la recirculación del aire acondicionado provocan la absorción de la humedad en las diferentes estancias, y pueden llegar a resecar el ambiente por debajo del 30%.

Si esta situación se da de forma continuada, se pueden resecar las mucosas de la nariz y otra vías aéreas al tratarse de un aire más seco, haciéndolas más vulnerables a una infección: rinitis, faringitis, laringitis, bronquitis, neumonías (en casos más severos), dermatitis, sequedad e irritación en los ojos (especialmente en quienes usan lentillas) o dolores de cabeza.

«Estos trastornos se pueden prevenir manteniendo la humedad relativa entre el 45% y el 65% para cualquiera de las temperaturas comprendidas entre los 23 y los 26 grados», ha explicado Jose Vicente Máñez, director de actividad técnica de Unipresalud.

Ambientes resecos

En casos de ambientes demasiado resecos, Máñez recomienda «respirar por la nariz, ya que así el aire entra en los pulmones a la temperatura corporal y con el grado de humedad necesario para evitar la sequedad de las vías respiratorias».

Otro factor importante de bienestar es la velocidad del aire acondicionado: en verano es recomendable mantener una velocidad media máxima de aire de 0,19 metros por segundo.

Máñez recomienda situar el termostato en torno a los 25 grados en verano, aunque reconoce que «cada persona es diferente y su temperatura óptima está condicionada por factores como el sexo, la edad, el peso, la actividad desarrollada o el tipo de indumentaria, entre otros».