Sociedad

Cucarachas, termitas, carcomas y roedores lideran el ranking de plagas en España

El cambio climático está favoreciendo las infestaciones en lugares donde antes no eran habituales

LAs cucarachas se convierten en
LAs cucarachas se convierten en - abc
a. c. - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Más de un tercio (35,7%) de las plagas registradas en España durante 2014 se debieron a las cucarachas. Por tercer año consecutivo, este insecto continúa liderando este particular ranking elaborado por Rentokil Initial. Sin embargo, los insectos de la madera le plantan cara y se sitúan en segundo lugar en el Observatorio Regional de Plagas elaborado por esta compañía a partir de una muestra de 2.319 consultas recogidas entre las 20.915 llamadas que recibió durante el año pasado.

Los insectos que se alimentan de madera, los llamados xilófagos –termitas y carcomas–, constituyeron el segundo problema de plagas más frecuentes en España. El 14,41% de las incidencias registradas por Rentokil Initial en 2014 se debieron a la presencia de termitas y carcomas en las estructuras de madera de las edificaciones de nuestro país. Este tipo de infestaciones aumentaron casi un 5% con respecto al año anterior, por lo que los xilófagos han adelantado a los roedores en la carrera de plagas de la compañía, ahora en tercer lugar con algo más del 10% de las incidencias.

Chinches, la plaga emergente

Las grandes ciudades, como Madrid, Barcelona o Valencia, acumulan más de la mitad de las incidencias por plagas del conjunto nacional. El flujo migratorio propio de las grandes urbes podría ser la razón por la que, tras las de cucarachas, las infestaciones por chinches sean las más frecuentes en estas regiones.

Jacinto Díez, director de comunicación de Rentokil Initial España, explica que «en los últimos años se ha producido un gran incremento en los casos de chinches debido al aumento de viajes tanto nacionales como internacionales. Las chinches se consideran una plaga emergente y, dados los nuevos hábitos de viaje y la facilidad para transportar mercancías de un continente a otro en tan sólo unas pocas horas, la posibilidad de que se produzcan infestaciones en lugares “no típicos” ha crecido en los últimos tiempos».

La primavera es la época del año más propicia para el desarrollo de plagas porque las temperaturas y humedad suaves crean el hábitat perfecto para que insectos y parásitos despierten del letargo. Aunque Díez previene de que «el aumento generalizado de la temperatura global parece estar afectando a la estacionalidad y al ciclo biológico de nuestra fauna, por lo que a medio plazo podremos sufrir variaciones en la aparición de infestaciones. Por ejemplo, en poblaciones con temperaturas superiores a los 20ºC existe una alta probabilidad de sufrir plagas de cucarachas porque por encima de esta temperatura, las cucarachas duplican su reproducción por cada 5ºC que suban las temperaturas».

.

Toda la actualidad en portada

comentarios