Última Hora La policía detiene a otros tres hombres por su relación con el atentado en Mánchester

Sociedad

El «fracking» llega a España

Una empresa canadiense explotará en el norte de Burgos el gas esquisto, el nuevo oro negro. Podrían empezar a producir en cuatro o cinco años si superan el estudio de impacto ambiental

Un operario de una empresa de fracking de Texas, en Estados Unidos
Un operario de una empresa de fracking de Texas, en Estados Unidos - afp
ARACELI ACOSTA - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El norte de la provincia de Burgos podría ser la primera zona de España donde se produzca gas esquisto -gas natural pero que está dentro de la propia roca por lo que ésta debe fracturarse para extraerlo-. Al menos la compañía que cuenta con dos permisos de investigación de hidrocarburos en la zona -BNK España, filial de la canadiense BNK Petroleum- es la primera en presentar ante la Administración los proyectos para sus primeros sondeos exploratorios.

Ahora, estos proyectos se someten a un proceso de información pública antes de que las autoridades se pronuncien sobre la Declaración de Impacto Ambiental, que en el caso de ser positiva permitirá a la compañía iniciar los sondeos de exploración. Desde BNK España explican a ABC que consideran que en 2016 podrían estar ya perforando, y en caso de que se determinara que la explotación es viable podrían empezar a producir en cuatro o cinco años.

Fractura hidráulica

Aunque hasta la fase de exploración no se sabe con exactitud que técnica de extracción se utilizará desde la compañía confirman que «casi con toda seguridad se utilizará la técnica de fracturación hidráulica. Los 202 sondeos de investigación previos que se han hecho en la zona así lo indican». Algo que se presumía pues esta compañía está especializada en adquisición, exploración y producción de grandes reservas de hidrocarburos, principalmente los no convencionales, al tiempo que los permisos de investigación que tienen, Sedano (Burgos) y Urraca (Burgos y Álava) están situados en la cuenca vasco-cantábrica, el dominio geológico con mayor potencial objetivo de gas pizarra o «shale gas» en España, según los expertos. En la misma zona la empresa ha solicitado un permiso más, el de Rojas, todavía pendiente de concesión.

Los primeros sondeos

Por tanto, de aprobarse los permisos ambientales, estos serán los primeros sondeos exploratorios de hidrocarburosno convencionales en nuestro país, después de que a principios de 2014 la Comisión Europea anunciara que dejaba vía libre a los Estados miembros para decidir si querían explotar o no este gas. España se sumaría así al «boom» por el fracking que se ha dado en Estados Unidos y que en Europa tiene su mayor exponente en Polonia, con unos 50 pozos de exploración perforados. Precisamente, BNK Petroleum opera también en ese país, donde cuenta con tres concesiones.

Dos billones de metros cúbicos

Se calcula que España puede albergar recursos prospectivos de gas natural no convencional de 2 billones de metros cúbicos, equivalentes a 70 años de consumo. Actualmente hay en nuestro país 70 permisos de investigación vigentes de hidrocarburos convencionales y no convencionales (y se han solicitado 55 más), de los que se calcula que poco más de una decena son para no convencionales, esto es, que deben extraerse mediante «fracking».

Esta técnica consiste en la inyección de agua a alta presión en la roca para liberar el gas atrapado a unos 3.000 metros de profundidad, y es controvertida por sus posibles efectos en los acuíferos (contaminación del agua) y la inducción de movimientos sísmicos.

«Dejarán la comarca agujereada»

Desde la Plataforma antifracking de la comarca de Las Merindades, uno de sus miembros, Hipólito Delgado, explica que este proyecto «va a ser nefasto» para la zona, que «vive volcada en el turismo». «Si estos proyectos se llevan a cabo -continúa- la zona quedará agujereada y esquilmada». El rechazo en la comarca es total: de los 27 ayuntamientos que hay en la comarca, 22 han aprobado mociones contra el «fracking», pero dicen sentirse abandonados por la Junta de Castilla y Léon. «Han paralizado otros permisos de investigación de hidrocarburos en la Ribera del Duero, claro, por el vino -denuncia- pero aquí les han dejado seguir adelante. Y además tampoco se han enfrentado como han hecho otras Comunidades».

Blindajes autonómicos

Y es que Cantabria, Navarra, La Rioja y Cataluña han intentado blindarse a través de acuerdos o leyes autonómicas contra estos proyectos, aunque finalmente distintos fallos del Tribunal Constitucional han dado al traste con sus intenciones.

Ahora, habrá que esperar a la Declaración de Impacto Ambiental. Según los plazos recogidos por la Ley de Evaluación Ambiental el plazo máximo para que se emita una Declaración de Impacto Ambiental es de 4 meses más una prórroga de dos meses si hay causas que lo justifiquen.

A diferencia de otros países de nuestro entorno, esta ley, aprobada en 2013, obliga a que todos los proyectos que prevean la utilización de la técnica de la fracturación hidráulica, incluso en la fase de exploración, vengan acompañados de los correspondientes estudios de impacto ambiental.

Los sondeos se situarán en seis emplazamientos: tres en el permiso Urraca y otros en Sedano, y en cada uno de ellos podrán realizarse dos sondeos.

Toda la actualidad en portada

comentarios