matrimonio canónico

Nulidad matrimonial: un proceso largo, complejo y muy costoso

Los honorarios de los abogados pueden oscilar entre los 6.000 y los 10.000 euros, a los que hay que sumar las tasas judiciales y el coste de los pruebas periciales

El Papa Francisco bendice a una pareja recién casada durante una audiencia general en el Vaticano
El Papa Francisco bendice a una pareja recién casada durante una audiencia general en el Vaticano - efe
l. daniele - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Los tribunales eclesiásticos son los encargados de juzgar si un matrimonio ha sido nulo desde el principio aunque los cónyuges hayan convivido durante años y tenido varios hijos. El proceso suele durar años y tiene un coste importante, en gran parte por los honorarios de los abogados. El Papa Francisco ha repetido en varias ocasiones ante el Tribunal de la Rota Romana su deseo de que se puedan «agilizar» los procesos y de que «todos sean gratuitos». «Cuando se entremezclan intereses espirituales y económicos, eso no es de Dios», afirma.

Causas. Las causas por las cuales se puede declarar nulo un matrimonio están fijadas en el Código de Derecho Canónico. Las más frecuentes suelen ser por incapacidad para asumir las obligaciones del matrimonio y la simulación en el consentimiento. En el caso de incapacidad, la mayoría de las demandas que se tramitan responden a grave inmadurez o dependencia psicológica de uno de los cónyuges al padre, la madre o amigo. Cuando se trata de una simulación en el consentimiento, hablamos, por ejemplo, de un cónyuge que en su fuero interno excluye alguna de las características esenciales del matrimonio como la fidelidad, la indisolubilidad o la procreación. Es decir, se casa pero no con la intención de tener hijos y su cónyuge no lo sabe.

Pasos. Para inciar una demanda de nulidad hay que acudir al tribunal eclesiástico donde se celebró la boda. Allí un perito en derecho canónico hace una primera orientación sobre la viabilidad de emprender el procedimiento. No hace falta que ambos cónyuges estén de acuerdo en presentar la demanda, basta con la determinación de una de las partes. Si es viable, el demandante deberá elegir un abogado especialista en derecho matrimonial canónico.

Plazos. El proceso puede durar más o menos tiempo dependiendo del número de testigos, la intervención o no de peritos, así como de otras posibles incidencias en el transcurso de la causa. Una causa normal suele tardar entre año y medio o dos en obtener la doble sentencia conforme requerida por el Derecho.

Coste. En el proceso intervienen muchos factores que pueden hacer variar el coste. Las tasas del Tribunal no suelen sobrepasar, por lo general los 800 euros. Los honorarios de los abogados pueden oscilar entre los 6.000 y los 10.000 euros y a ello hay que añadir el coste de las pruebas periciales, ya sean psicológicas, médicas, psiquiátricas, que suelen oscilar entre los 250 y los 400 euros. Las personas sin recursos pueden pedir la reducción total o parcial de los gastos del proceso, incluso de que se le asigne un abogado de oficio. En ese caso no habría que pagar nada.

Nuevo matrimonio. La sentencia de nulidad no es firme hasta no haya dos resoluciones conformes de dos tribunales, el de primera y el de segunda instancia. Una vez obtenida la doble sentencia favorable se notifica a las parroquias donde se bautizaron los cónyuges para inscribirla declaración de nulidad en los libros correspondientes. Después se puede contraer matrimonio por la Iglesia. La gran mayoría de las nulidades se pueden convalidar civilmente.

Toda la actualidad en portada

comentarios