fotolia

Los enfermeros acusan a las «doulas» de poner en riesgo la salud de las embarazadas

Actualizado:

Se hacen llamar "doulas" y su trabajo es ofrecer «un acompañamiento físico y emocional» a la gestante durante el embarazo, el parto y la lactancia. Aunque no tienen formación académica regulada, los servicios de estas mujeres pueden costar entre 400 y 1.200 euros.

El Consejo General de Enfermería ha puesto a las "doulas" en su punto de mira en un informe que presentará el próximo lunes y en el que acusan a estas mujeres "de instrusismo profesional" y "de poner en serio riesgo la seguridad de las mujeres embarazadas y sus hijos" gracias al vacío legal existente.

El «Informe Doulas», fruto de tres años de investigación de un grupo mutidisciplinar de expertos, documenta "numerosas situaciones irregulares que se están dando de forma continua en la relación entre estas falsas expertas en la maternidad y las madres que cuentan con ellas".

"Situaciones que van desde casos de invasión de competencias profesionales, a otros casos extremos donde las doulas están alentando a la participación de las mujeres en rituales sectarios propios de sociedades subdesarrolladas y contrarios a la salud pública y al sentido común, como alentar a la mujer a comer su propia placenta tras el parto, obligar al bebé a convivir con la placenta hasta que el cordón se seque pese a la putrefacción de dicho órgano o el 'ritual de la despedida del útero'", apunta en una nota.

«Las matronas pueden estar tranquilas»

Susana Olaya, doula en la ciudad de Málaga, califica de "mentira" las acusaciones del Consejo General de la Enfermería, a la espera de conocer el informe completo el próximo lunes 16 de febrero. "Yo he trabajado codo con codo con las matronas en los hospitales y en ningún momento las doulas hemos tomado decisiones por las madres. Solo ofrecemos una labor de información y acompañamiento. Las matronas pueden estar tranquilas que no suplantamos su trabajo", apunta a ABC esta mujer que lleva más de 30 años como doula.

Según Doulas.es, una de las plataformas de este colectivo --creada en 2005 por María Arroyo, otra de las mujeres que se dedican a este trabajo remunerado--, las doulas vienen a recuperar esa "red de apoyo" que existía antiguamente entre las mujeres de una misma familia o del pueblo durante el embarazo, el parto y el puerperio. "La doula es una mujer muy sensible que acompaña, solo está al lado de la mujer gestante. Si a la mujer le interesan las flores de Bach, le informamos dónde buscarlas; si quiere una clínica privada, le buscamos una clínica privada. La doula no toma decisiones por la madre", apunta Olaya.