Desde el año 2013 están llevando su reivindicación a las redes sociales
Desde el año 2013 están llevando su reivindicación a las redes sociales - twitter.com/toplessinrio

Se manifiestan en topless para pedir su legalización en las playas de Brasil

Actualizado:

Puede resultar contradictorio, sobre todo por las imágenes que año tras año nos llegan de la celebración del Carnaval. Pero es cierto. el «topless» está prohibido en las playas de Río de Janeiro, donde las mujeres no pueden tomar el sol sin la parte superior de sus bikinis. Algo que no entienden desde el movimiento «Topless In Rio». Varias de sus integrandes han infringido la ley este martes y han decidido mostrar sus pechos en la playa de Ipanema de Río de Janeiro para demandar el derecho a hacer toples en las playas brasileñas.

Tomar el sol de esta forma puede ser considerado como un «acto obsceno» y es sancionable con penas que van desde los tres meses a un año de prisión.

La protesta, que duró unos minutos, congregó a un buen número de curiosos y periodistas en la emblemática playa carioca.

La responsable de la puesta en marcha del movimiento de protesta, ya en el año 2013, es la periodista Ana Paula Nogueira. A través de las redes sociales como Facebook y Twitter intentan recabar apoyos e influir en los legisladores para que eliminen esta prohibición. Respecto a la manifestación sin la parte superior del traje de baño Nogueira asegura que la idea «nunca fue reunir a ocho mil mujeres en la protesta, sino que el asunto sea debatido», según EFE.

El movimiento Topless In Rio, que en diciembre de 2013 celebró en este mismo lugar su primer encuentro, pretende cambiar la legislación que actualmente prohíbe a las mujeres ir desnudas de cintura para arriba, lo que ellas consideran además un agravio comparativo con los hombres, quienes no están obligados por esa norma.

La prohibición de desnudarse de cintura para arriba contrasta con la costumbre de las brasileñas y brasileños de usar bikinis y trajes de baño minúsculos.

Además, Nogueira quiso destacar la presencia de algunos varones en la protesta ya que «en la primera edición, los hombres se mostraron muy agresivos con las chicas y por eso ellas acabaron no haciendo toples».

A pesar de que no haya una ley que lo prohíba expresamente, la práctica del topless es muy poco común en Brasil y suele provocar estupor en las playas, donde en cambio son frecuentes los tangas minúsculos. No son pocos los turistas que se sorprenden el conservadurismo carioca, que en cambio acepta con total normalidad los cuerpos prácticamente desnudos de las «passistas» en el Sambódromo. En el año 2000 el estado de Río de Janeiro estuvo a punto de aprobar una ley que diera cobertura legal a la práctica, pero finalmente se quedó en un cajón. Ahora, las mujeres que muestren sus senos se exponen a que alguien las denuncie por desorden público, por lo que todo depende del parecer subjetivo de policías y jueces, ya que no hay un marco jurídico específico.

Sin embargo, los espacios para la práctica del topless y el nudismo empiezan a abrirse paso poco a poco: el año pasado el Ayuntamiento de Río de Janeiro aprobó por ley que la playa de Abricó -una pequeña playa virgen a las afueras de la ciudad- fuera declarada nudista, dando así cobertura legal a esta actividad.

Entre las participantes, se encontraba una famosa local Renata Frisson, conocida como la Mulher Melão; así como la exmodelo Natache Iamayá, que debido a una enfermedad degenerativa actualmente precisa de una silla de ruedas, que mostraron su apoyo al movimiento.