Sociedad

Sociedad

Cameron replica al Papa que en las sociedades libres se puede ofender a las religiones

Día 18/01/2015 - 17.28h

«Soy cristiano y si alguien se mete con Jesús me molestará, pero no puedo vengarme», explica el primer ministro

En una entrevista en el canal de televisión estadounidense CBS, David Cameron ha replicado al Papa Francisco y ha dicho que en las sociedades libres existe el derecho a ofender las creencias religiosas de los demás, sin que ello sea merecedor de represalias y mucho menos violentas.

En su viaje aéreo a Filipinas, el Papa se refirió a los atentados de París, en los que terroristas islamistas mataron a doce personas, en ataques a la redacción de la revista satírica “Charlie Hebdo” y en un supermercado judío. En un tono coloquial, el Pontífice puso un ejemplo que ha suscitado controversia, con la admiración de unos y la crítica de otros: “Si mi buen amigo el doctor Gasparri insulta a mi madre, puede esperarse un puñetazo. Es normal. No puedes provocar, no puedes insultar la fe de los otros. No puedes burlarte de la fe de los otros”, explicó el Papa, que consideró que debe haber límites a la libertad de expresión.

Preguntado en la televisión por esa frase, el primer ministro inglés respondió así: “Creo que en la sociedad libre existe el derecho a ofender las creencias religiosas de otros. Yo soy cristiano. Si alguien dice algo ofensivo sobre Jesús, lo encontraré ofensivo, pero en una sociedad libre no tengo el derecho a infligir venganza sobre ellos. Tenemos que aceptar que esos periódicos y revistas pueden publicar cosas que pueden ofender a alguien, al menos mientras no vayan contra la ley. Esto es lo que debemos defender”.

A las críticas al Papa se sumó Richard Harries, antiguo obispo anglicano de Oxford y respetado teólogo, con un artículo en “The Independent”: “Soy un gran admirador del Papa, pero la referencia al puñetazo podría tomarse fácilmente como una justificación de la violencia en respuesta a los insultos”.

Para contextualizar estas críticas, hay que recordar el tradicional antagonismo de los ingleses contra los católicos, perseguidos con saña tras la ruptura de Enrique VIII con Roma. La Iglesia de Inglaterra nació a comienzos del siglo XVI, debido a que el rey Enrique VIII que quería contravenir los mandamientos católicos para casarse e intentar tener así la descendencia masculina que Catalina de Aragón no le daba. Tras varias peticiones al Papa para anular su matrimonio, en 1534 rompió con Roma y se proclamó cabeza única de la Iglesia en su país, creando así el culto anglicano y haciéndose llamar “Defensor de la Fe”, título que le había otorgado el Pontífice en 1521. Tras la ruptura, la persecución y a veces el martirio fue el sino de los católicos de las islas, empezando por la ejecución de Tomás Moro en la Torre de Londres. Los católicos estuvieron brutalmente proscritos hasta bien entrado el siglo XIX. Hasta 1850 no hubo obispos católicos en Gran Bretaña y de hecho todavía hoy los fieles papistas, como los denominan algunos ingleses de la vieja escuela, tienen negado por ley el acceso al trono.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.