Un hombre enciende un cigarrillo frente a un bar en Roma
Un hombre enciende un cigarrillo frente a un bar en Roma - ap

Italia prohibirá fumar en coches con menores, parques, playas y estadios

Actualizado:

Al fumador italiano se le estrechará aún más el cerco para dificultarle el consumo del tabaco. La idea es prohibir el humo en coches con niños a bordo, en las películas y series de televisión, así como en espacios públicos, incluyendo estadios, parques y playas. Lo ha confirmado la ministra de Sanidad, Beatrice Lorenzin: “Se va a producir una restricción mayor en la ley actual. Por ahora, partimos con la prohibición de fumar en los automóviles con menores y después examinamos nuevas medidas. Hay que proteger a los pasajeros, especialmente a los niños, de los peligros del humo pasivo, y garantizar la seguridad en la carretera ”, señaló la ministra.

La lucha contra el tabaco da así un paso más, con la intención de mantener una constante campaña de sensibilización. Para ello, el ministerio de Sanidad lanzará una serie de iniciativas dirigidas fundamentalmente a los jóvenes, no solamente contra el tabaco, sino también contra el alcohol, droga y enfermedades transmisibles sexualmente. “Las estadísticas dicen que ha habido un incremento importante entre los fumadores jovencísimos, con edades entre los 11 y 12 años, lo cual quiere decir que se ha bajado el nivel de alerta contra el tabaco”, subrayó la ministra Lorenzin.

Aplaude la iniciativa la Asociación de Consumidores (Codacons): “El 15% de los accidentes de automóviles se deben a distracciones que tienen su origen en el humo de cigarrillos”, afirma el presidente de Codacons, Carlo Rienzi. “Baste pensar que la media de distracción mientras se fuma un cigarrillo es de 11,5 segundos, frente a 10,6 segundos que se tarda en componer un número de teléfono. Pero lo más grave es el hecho de que un cigarrillo es suficiente para transformar un coche en una cámara de gas, si las ventanillas están cerradas”, añade el presidente de Codacons. Precisa tambien que el humo en automóvil tiene directas consecuencias sobre la capacidad de conducción: “En consecuencia, el fumar supone un coste social indudable para la colectividad que debe hacerse cargo de ello, y es además un riesgo para la incolumidad de otros automovilistas”, concluye Carlo Rienzi en su apoyo entusiasta a la ministra de Sanidad.

La organización Mundial de la Salud ha indicado además una estrategia que podría ser adoptada también en Italia: hacer que se aumente de forma constante y automática el precio del tabaco.