Es Noticia
ABC
SociedadTITULARESLas seis noticias clave de este jueves
Irlanda quiere cajetillas de tabaco genéricas

Irlanda quiere implantar los paquetes de tabaco genéricos

Actualizado:

Un vistazo rápido al interior de un estanco resulta suficiente para comprobar el cuidado diseño que presentan las cajetillas de tabaco. Al final, todo entra por los ojos y nadie quiere descuidar la presentación del producto. Las autoridades irlandesas buscan, en cambio, acabar con todo tipo de florituras en los envases. Nada de logos impresos en atractivos colores, en un país con un 21,5% de fumadores.

Irlanda introdujo la prohibición de fumar en los centros de trabajos hace diez años y ahora quiere que todos los paquetes de tabacos luzcan exactamente igual. Un amplio recurso fotográfico con advertencias sanitarias y solo una mención en un tipo de letra lo más anodino posible, para permitir a los consumidores diferenciar quién ha fabricado el pitillo que se está fumando. Esta propuesta forma parte del plan para ser un país libre de humo en 2025 –lo que significa una tasa de fumadores inferior al 5%– y será votada por el Parlamento en 2015.

Según el proyecto de ley, todos los signos de la marca, incluidos logotipos y colores, estarán prohibidos. De esta manera, Irlanda pretende acabar con el glamour implícito en ciertas marcas de tabaco e intentar reducir el consumo. «La caja de cigarrillos es la última forma de publicidad que tiene la industria», explicó a la agencia AFP James Reilly, ministro irlandés para la Infancia.

Australia fue el primer país en dar el paso hacia el empaquetado genérico del tabaco tras varios meses de luchas en la Corte Superior de Justicia. Finalmente en 2012, todos los paquetes lucían exactamente igual.

Las tabacaleras, en contra

Como no podía ser de otra forma, las tabacaleras han vuelto a cargar las armas, esta vez, contra Dublín. Argumentan que la medida supone una restricción ilegal para su negocio y un ataque frontal al derecho de propiedad intelectual.

«No hay pruebas de que en Australia, donde el empaquetado genérico ha estado en vigor durante casi dos años, el empaquetado genérico haya reducido el consumo de tabaco», dijo a la AFP el director en Irlanda de la tabacalera Japan Tobacco International, Igor Dzaja. Una cifras que no casan con las ofrecidas por Canberra que afirma en cambio que los fumadores han pasado del 15,1% al 12,8% en tres años.

Dejando los números de lado, Philip Morris International se escudó en el derecho a la propiedad intelectual para atacar la medida. Un portavoz indicó que la imposición de una «prohibición arbitraria a las marcas ignora los datos que demuestran» que el empaquetado genérico «confunde y es injustificable».

Unas críticas que no amedrentarán a Irlanda, firme con sus planes, a pesar del desafío que supone. En toda Europa 700.000 personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el tabaco

Pat Doorley, director del grupo de políticas contra el tabaco del Real Colegio de Médicos de Irlanda, afirma que existen 50 estudios que apuntan a que la medida va a funcionar. «La idea central de todos estos estudios es que la gente prefiere los paquetes con los logotipos y el relieve y los colores a los paquetes blancos. Los niños piensan que son más divertidos. Además, es menos probable que la gente tome nota de las advertencias sanitarias en los paquetes de colores».

En su batalla contra el tabaco, Dublín también está tratando de prohibir fumar en los coches con los niños y quiere seguir aumentando el precio del tabaco. En el presupuesto del mes pasado, se añadieron 0,40 céntimos al precio del paquete de 20 cigarrillos, con lo que se alcanzará el coste de 10 euros por primera vez.

Outbrain