Sociedad

¿Puede una crema antiarrugas de 3 euros ser efectiva?

Los productos de cosmética no eliminan las arrugas. Los dermatólogos insisten en protegerse del sol, uno de los dos principales responsables del envejecimiento, y aconsejan utilizar el producto adecuado en función del tipo de piel

El envejecimiento de la piel es evidente a medida que nos hacemos mayores
El envejecimiento de la piel es evidente a medida que nos hacemos mayores - colourbox.com
ANA MARTÍNEZ - @aisabelms - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

«A ver si nos hace algo», «Lo mismo nos ponemos estupendas», «Dicen que es muy buena»… Estos son algunos de los argumentos que las mujeres han esgrimido en su defensa para comprar la crema «Cien Q10» de Lidl, la «mejor antiarrugas», según un estudio de la OCU, que ha desatado la locura entre quienes quieren parecer más jóvenes. A día de hoy, seguimos sin saber sin quienes compraron el popular producto, tras aguantar largas colas, tienen ahora unos años menos y lucen el cutis perfecto digno para desfilar por la alfombra roja porque, ¿una crema antiarrugas puede ser efectiva?

Para la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) el estudio de la OCU carece de todo fundamento. «Es increíble que se pretenda hacer creer a los consumidores que una crema básica, que legítimamente ofrece propiedades básicas, es lo máximo que la ciencia puede aportar hoy, pues evidentemente hay mucho más conocimiento científico sobre la piel y sobre la tecnología antiedad», señala Carmen Esteban, Directora Científica de Stanpa, en un comunicado difundido por la entidad a raíz del estudio de la OCU. Una investigación cuya metodología, además, Stanpa pone en duda.

Por tanto, ¿estamos ante un estudio poco fiable que, sin embargo, ha triunfado en el mercado? «No tengo elementos de juicio suficientes para poder evaluar la metodología empleada. No obstante, según se indica, uno de los factores evaluados fue el grado de satisfacción de los consumidores, que tiene un componente subjetivo indudable», explica a ABC.es el dermatólogo Alejandro Martín Gorgojo, miembro del equipo del Dr. Ricardo Ruiz, de Clínica Dermatológica Internacional.

Pero, si atendemos a su composición, la crema «Cien Q10», tal y como explica Nicolás Ruiz Mosquera, dermatólogo de Centro Dermatológico Estético, no es apta para todo tipo de pieles. El experto explica que se trata más bien de una crema declicada. Por ejemplo, lleva silicona. Este ingrediente es muy importante porque genera un 'efecto flash' en la piel, que alisa. Sin embargo, al alisar la piel tapa al mismo tiempo los poros, lo que impide que eliminar las células muertas. Por esta razón, esta crema no es apta para una piel grasa».

Stanpa se muestra mucho más crítica y recuerda que el estudio de la OCU sobre las cremas antiarrugas «utiliza una metodología de análisis apenas descrita y explicada». En este sentido, recuerda que los productos fueron analizados «en un laboratorio fuera de España del que no ofrecen ninguna información ni referencia».

Asegura también que la OCU reincide en «errores de conocimiento en sus estudios sobre cosméticos» y «las observaciones emitidas en sus informes son subjetivas y cuestionan productos que cuando llegan al mercado, lo hacen avalados por un desarrollo tecnológico y un dossier científico completo que se pone a disposición de las autoridades sanitarias españolas y europeas».

La batalla de los precios

Teniendo en cuenta que el informe elaborado por la OCU no es fiable. ¿Qué podemos hacer para lucir una piel sin arrugas? ¿Gastarnos 100 euros en una crema? «El precio no determina la efectividad de un producto», explica en primer lugar Martín Gorgojo, que también recuerda: «Los cosméticos tienen un efecto limitado. Solo algunos principios presentes en las cremas han demostrado una eficacia clínica, fundamentalmente el ácido retinoico y la vitamina C en concentraciones adecuadas».

«Las cremas antiarrugas pueden ser efectivas en función de la persona», añade por su parte Ruiz Mosquera. «A una con 70 años, las arrugas no le van a desaparecer por usar la crema -continúa-. Sin embargo, a una persona joven, con finas líneas, se podría conseguir mejorar el aspecto de su piel si, por ejemplo, utiliza una crema con botox light».

En este sentido, el Dr. Ricardo Ruiz, recuerda en un post también que «los efectos de los cosméticos son limitados. Ninguna crema es capaz de reafirmar, ni de eliminar una arruga». Así que, a la hora de buscar una crema, debemos optar por aquella que, aconseja el doctor Ruiz, nos proteja del sol, hidrate y nutra a la piel; sean agradables en la aplicación y no generen efectos secundarios.

El envejecimiento de la piel, tal y como explican ambos dermatólogos a ABC.es, se produce principalmente por el efecto del tiempo (cronoenvejecimiento) y del sol (fotoenvejecimiento). «Las arrugas -afirma Martín Gorgojo- son una parte de la expresión de este proceso natural, que puede retrasarse empleando habitualmente una adecuada protección solar y siguiendo unos hábitos de vida saludables (evitando el tabaco, llevando una dieta equilibrada y haciendo ejercicio físico moderado diariamente, entre otras cosas)». Por esta razón, asegura que «la mejor crema anti-edad es un protector solar bien utilizado». Junto a ello, es posible mantener una piel hidratada y cuidada si se utilizan «cosméticos adecuados a cada tipo de piel».

De hecho, protegernos del sol con el producto adecuado forma parte de un cuidado básico, indica Ruiz Mosquera. «Las limpiezas faciales, el uso de desmaquillantes, etc. son prácticas que las mujeres pueden incorporar en sus rutinas, y los hombres también, para cuidar su piel. El objetivo del cuidado diario es limpiar las impurezas del día a día en la cara con cremas, geles, sérums, etc. Y si fumas, con más razón aún». indica el dermatólogo de Centro Dermatológico Estético. De hecho, Ruiz Mosquera asegura que solo tenemos hasta los 25 años para cuidar nuestra piel de los daños solares.

La crema adecuada

Nos guste o no, la batalla contra el envejecimiento la tenemos perdida. Podemos optar, sin duda, por el camino que Renée Zellweger ha elegido: pasar por el quirófano para ser otra persona. Pero «se pueden dar vida a los años y conseguir una mejor imagen sin renunciar a los rasgos que nos hacen únicos y atractivos en cada etapa de la vida», aconseja el dermatólogo de la Clínica Dermatológica Internacional, quien apuesta por un envejecimiento natural de la piel.

En esta misma línea se sitúa Ruiz Mosquera: «Hay que envejecer con estilo. Cuando somos jóvenes, nos creemos inmortales. Y hay gente a la que le cuesta asumir que envejece. Pero lo bonito es llevarlo bien». Así, aconseja que, a la hora de adquirir productos de cosmética, hay que comprar los adecuados al tipo de piel, con ingredientes claves como la vitamina E; antioxidantes, como la vitamina C; coenzima Q-10, acido hialuronico... «Si tienes manchas, por ejemplo, utiliza un producto con despigmentante», puntualiza.

«Nunca es demasiado pronto para empezar a cuidarse y nunca es demasiado tarde para empezar a cuidarse». Se trata de una frase célebre del cardiólogo Valentín Fuster. Así, Valvanuz Ruiz del Árbol, Asesora Cosmética en la Clínica Dermatológica Internacional, asegura en su blog que «Para tener una piel bonita no es necesario gastarse muchísimo dinero en productos cosméticos, lo que hace falta es que tener un buen asesoramiento y usar las cremas adecuadas, que nos protejan, hidraten y prevengan el envejecimiento». Además, frente a un gran mito, asegura que «si un producto cosmético te gusta y te va bien, notas la piel hidratada, no es necesario cambiar, la piel no se ‘acostumbra’».

Si la cosmética no te es suficiente, y quieres evitar el quirófano (cuyos efectos son más permanentes), bótox, rellenos, radiesse, hilos tensores, láseres, radiofrecuencia y ultrasonido, son otras alternativas que existen, tal y como explica Martín Gorgojo, para plantar cara a las arrugas «con buenos resultados».

Toda la actualidad en portada

comentarios