Todos los que probaron la comida señalaron que se notaba que estaba hecha con alimentos orgánicos - YOUTUBE

¿Qué sucedería si sirvieran hamburguesas del Mcdonalds en una feria de comida gourmet?

Dos holandeses sacaron de su envoltorio los alimentos y los entregaron como canapés orgánicos. Todos los presentes alabaron su sabor

Actualizado:

Odiada y amada por miles de personas, no se puede negar que la comida rápida es sinónimo de alimentos procesados. Pero ¿realmente conocemos la diferencia de sabor que existe entre lo natural y lo congelado? Dos jóvenes holandeses han querido responder a esta pregunta y poner a prueba las papilas gustativas de los invitados a una feria de alimentos orgánicos en Houston.

Para ello, compraron comida en la cadena Mcdonalds, la emplataron en impolutas bandejas blancas y la entregaron a los asistentes de la exhibición como si fuera fresca. El resultado fue sorprendente: la mayoría de los improvisados catadores alabaron su sabor y afirmaron que se notaba que era un plato casero.

Concretamente, este curioso experimento fue realizado por Sacha y Cedrique, quienes forman conjuntamente «Lifehunters» -una marca especializada en la creación de cortometrajes en línea-. Grabada en vídeo, la broma fue subida hace menos de una semana a YouTube, donde ya ha cosechado nada menos que cuatro millones de visitas y ha conseguido dejar con la boca abierta a más de un internauta.

El corto comienza con Sacha y Cedrique comprando todo tipo de comida rápida en su restaurante favorito. El menú va desde las típicas hamburguesas hasta nuggets de pollo, todo ello listo para comer en el clásico envase ofrecido por el Mcdonalds. Sin embargo, la apariencia de los alimentos cambia drásticamente tras el trabajo de los protagonistas.

Para empezar, cortan en pequeños trozos los nuggets y las hamburguesas, a las que también quitan la mitad del pan para darles una apariencia más gourmet- A continuación, emplatan todo en una gran bandeja blanca que pasean entre los invitados a la feria –afirmando siempre que es comida orgánica y natural-. Sólo ponen una condición para poder disfrutar de este manjar: aquel que coma debe dar su opinión sobre lo que acaba de probar.

Las impresiones de los comensales no pueden ser más llamativas. Algunos afirman que «se nota que su sabor es muy puro porque es un plato realizado con alimentos orgánicos» y otros que «el sabor se queda en la lengua, como si fuera un vino». Curiosamente, todos coinciden en lo mismo: «Está deliciosa». Así pues, parece que no hay nada mejor que añadir detrás de cualquier plato la palabra «orgánico»