ébola en madrid

Teresa Romero empieza a crear defensas contra el virus del ébola pero preocupa su pulmón

Aún no se sabe si son propias o gracias al suero de la hermana Paciencia. No se descartan complicaciones pulmonares

Teresa Romero, en la sexta planta del Hospital Carlos III de Madrid
Teresa Romero, en la sexta planta del Hospital Carlos III de Madrid - reuters
j. g. stegmann - Madrid - Actualizado: Guardado en: Sociedad

La auxiliar de enfermería Teresa Romero infectada por el virus del ébola al haberse contagiado del religioso García Viejo está «animada», aseguraron ayer fuentes sanitarias. Después de la «leve mejoría» experimentada el viernes, Romero pasó una buena noche el sábado y mejoraba ayer. «Está orientada, entiende y colabora», afirmaron las mismas fuentes. Sin embargo, hoy ha pasado una noche de altibajos, debido a problema pulmonar, por lo que no se descartan complicaciones.

Romero ha empezado a crear defensas contra el virus, aunque aún no se sabe si son propias o gracias a los anticuerpos del suero de la hermana Paciencia, cuya última dosis recibió el viernes. Sin embargo, el pronóstico sigue siendo grave y no se descartan complicaciones pulmonares, cardiovasculares, etc.

«Está mejor que ayer (por el viernes) y la carga viral bajó», probablemente por el efecto del suero de la hermana Paciencia.

La religiosa llegó a España el pasado 25 de septiembre junto a otra hermana de la Orden de San Juan de Dios para ayudar al fallecido García Viejo, ya que ambas superaron la enfermedad. En teoría, los anticuerpos generados contra el ébola pueden funcionar en otros pacientes infectados.

La supervivencia al virus depende de la reacción del sistema inmune del paciente. Si desarrollara a tiempo las defensas contra el ébola, podría superar la enfermedad. De ahí que la estrategia haya sido transferir anticuerpos purificados para acelerar la respuesta de las defensas naturales de la paciente. La auxiliar recibió el viernes la sexta transfusión de plasma. El jueves le infundieron dos, y el martes y miércoles otras tres de otra de las hermanas llegadas desde Liberia. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda suero de dos personas.

Teresa Romero, además, llevaba ayer tres días sin fiebre y no está tomando antitérmicos. Hasta el momento, según ha podido saber ABC, Romero recibió plasma de convaleciente y un antiviral, el favipiravir, fármaco japonés diseñado para el tratamiento de la gripe.

El pronóstico general de Romero es grave, puesto que sus pulmones están dañados, y es lo que más preocupa. Tiene insuficiencia respiratoria que puede deberse al virus, y por lo tanto respira con la ayuda de una mascarilla de oxígeno. «Todavía no va bien porque necesita oxígeno constante», señalan fuentes sanitarias. Otro de sus órganos vitales afectados, el hígado, mejora, aunque «va despacito».

Teresa es mantenida a dieta. Solamente es alimentada por suero, aunque tiene sed y ya ha bebido agua. «Está mejor en casi todo; salvo posibles complicaciones, la evolución es buena».

Sin ZMapp

Si bien la paciente tiene a su disposición el fármaco experimental ZMapp con el que se trató al primer misionero repatriado, aún no se le ha administrado. Tampoco el conocido como ZMab, «fármaco experimental anterior al ZMapp probado únicamente en ratones», explica un experto.

El uso de otros medicamentos se está valorando en función del beneficio/riesgo. «Hay que tener en cuenta que se trata de medicamentos que solo han superado las pruebas de experimentación animal y no siempre pueden funcionar», señala un especialista.

Un ejemplo de ello fue el caso de Miguel Pajares, el primer religioso repatriado desde Liberia el pasado 7 de agosto, y que falleció el 12 del mismo mes. Recibió el medicamento ZMapp, pero la enfermedad le venció, aunque también sufría de problemas cardiovasculares.

Mejoría desde el jueves

Teresa Romero empezó a mostrar mejoría en la mañana del jueves. Dos de sus órganos vitales estaban dañados, pero estaba relativamente mejor que el día anterior.

La mejoría se mantuvo durante todo el día, aunque siempre con pronóstico grave. «Un paciente que necesita oxígeno está grave», señalan fuentes sanitarias. El viernes había cierto optimismo respecto a su estado de salud. Estaba mejor clínica y analíticamente. Ayer seguía mejorando.

Un comunicado del comité especial para la gestión de la enfermedad creado por el Gobierno y a cuyo frente está la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, enviado a los medios ayer, señalaba que la auxiliar de enfermería se encontraba «estable dentro de la gravedad» y sin presentar «cambios significativos».

Toda la actualidad en portada

comentarios