Teresa Romero, de blanco y a la derecha, en una imagen de este verano - ABC
el ébola, en españa

La sanitaria contagiada de ébola se encuentra en «grave peligro por un fallo multiorgánico»

Actualizado:

El estado de salud de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del ébola, ha empeorado en las últimas horas. La sanitaria sufre «un fallo multiorgánico», según la versión ofrecida a las puertas del Carlos III por la secretaria general del Sindicato de Técnicos de Enfermería, Elvira González -desmentido minutos después por el cauce oficial, el Hospital madrileño de La Paz-. Se encontraría en «grave peligro». Las fuentes hospitalarias consultadas por ABC aseguran que a media tarde de hoy, la paciente experimentó una leve mejoría y se mantienen estables sus constantes vitales. Sin embargo, el pronóstico, acreditan, sigue siendo grave.

[Consulta aquí la cronología, paso a paso, del caso]

Ante una nube de periodistas internacionales, que llegan desde la televisión rusa «Russia today», la CNN y Skynews, Elvira González ha despotricado contra las palabras del consejero de Sanidad madrileño, Javier Rodríguez, que acusó a la auxiliar contagiada de ocultar datos. González ha declarado que considera extremadamente graves la presión de la Consejería de Sanidad en ete asunto, ante una situación tan luctuosa como la que atraviesa la familia Romero. Ha defendido a Romero Ramos y su quehacer, pese a las críticas y reconocimiento por parte de ella misma de que se tocó la cara al manipular el traje.

A pesar de que ha comenzado señalando que no podía hablar ni dar un parte médico de la paciente infectada del virus, lo cierto es que ha terminado por anticipar que Teresa Romero se encuentra «en grave peligro». En las últimas horas de vida, podría estar la paciente, cuyo estado de salud ha sufrido un giro a peor en el último día. De hecho, ABC ha sido testigo de cómo su hermano, que hoy ha anticipado en varias entrevistas que su hermana está intubada y ya no alberga grandes esperanzas hacia su supervivencia, se abrazaba llorando a su mujer en el umbral del hospital Carlos III.


No ha tardado mucho tiempo, no obstante, el Hospital La Paz en descartar esa entrada en un fallo multiorgánico grave por parte de la paciente, como había aseverado González.