En el centro, Iván Anglada, rodeado del equipo médico del Clínic de Barcelona que le trasplantó su nuevo corazón
En el centro, Iván Anglada, rodeado del equipo médico del Clínic de Barcelona que le trasplantó su nuevo corazón - INÉS BAUCELLS

¿Cuánto cuesta un trasplante?

Cambiar un riñón sano por otro enfermo cuesta 39.000 euros y es el trasplante más económico. El precio del de pulmón, el más caro, alcanza los 135.000 euros

Actualizado:

¿Se ha planteado alguna vez cuánto cuesta un trasplante vital? Salvar una vida no tiene precio, como tampoco lo tienen los órganos en España que se donan de forma altruista y gratuita. Pero el proceso de donación, trasplante y tratamiento sí tiene un coste medible para la Sanidad pública, donde se realizan casi la totalidad de estas intervenciones. El de riñón cuesta un máximo de 39.000 euros y es el trasplante más rentable y también el menos costoso. En el lado opuesto se sitúan los pulmonares y hepáticos. Cambiar un pulmón enfermo por otro sano puede alcanzar los 135.000 euros y 130.000 si se trata del hígado. Después le sigue el de corazón (125.000 euros), intestino (100.000), médula (82.000) y páncreas (60.000), según datos de la Organización Nacional de Trasplantes.

Pese a lo abultado de las cifras ya nadie mira esta cirugía como un lujo, sino como un tratamiento que proporciona ahorros, a medio y largo plazo, al erario público. Basta con fijarse en el coste del tratamiento de un paciente renal que debe permanecer enganchado a una máquina de diálisis. Un trasplante renal cuesta 39.000 euros -incluida la operación y tratamiento con fármacos para combatir el rechazo-, pero en 2 o 3 años ese gasto ya se ha amortizado.

Los trasplantes renales financian al resto

El trasplante no solo es más barato que la diálisis, sino que además, proporciona al paciente una mayor supervivencia y una mejor calidad de vida. Por cada enfermo trasplantado de riñón y liberado por tanto de la diálisis, el sistema sanitariose ahorra una media de 21.000 euros. Con este ahorro se está financiando el resto del sistema.El menor gasto redunda en beneficio de los pacientes que necesitan un órgano distinto al riñón para seguir con vida.

En los órganos vitales también hay estudios que demuestran una buena relación coste-eficiencia, aunque en este tipo de terapias el beneficio es menos marcado que en el trasplante renal.

Más baratos que en Estados Unidos

Los trasplantes salvan vidas y en España lo hacen también con el menor gasto. Somos el país donde los ciudadanos tienen más posibilidades de trasplantarsey a un coste entre ocho y diez veces inferior al de Estados Unidos.

Al otro lado del Atlántico, un trasplante de corazón puede costar cerca de un millón de dólares (759.649 euros) y el de riñón 204.817 euros frente a los 90.000 y 30.000 euros que cuesta en el sistema sanitario español. La diferencia de costes está en los sueldos de los profesionales sanitarios.

Diferencias entre comunidades

Mientras que en Estados Unidos este tipo de intervenciones se realizan en hospitales privados, en España todos los órganos -salvo los de médula ósea, córnea y otros tejidos-, se trasplantan en centros de la Sanidad pública, donde los salarios y costes son más ajustados. Es cierto que hay hospitales privados como la Fundación Jiménez Díaz de Madrid o la Clínica de la Universidad de Navarra que también hacen este tipo de intervenciones, pero siempre dentro del paraguas de la sanidad pública. Es decir, financiado y dirigido por el Ministerio de Sanidad y la ONT.

Dentro de nuestro propio país también hay diferencias de costes entre comunidades autónomas aunque son menos acusadas y marcadas por las diferencias salariales.