El infectólogo y vocal de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), José Antonio Pérez Molina, y el vicepresidente del SEIMC, Rafael Cantón,
El infectólogo y vocal de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), José Antonio Pérez Molina, y el vicepresidente del SEIMC, Rafael Cantón, - EFE
Crisis del ébola

«España cuenta con los medios para evitar una propagación del ébola»

Actualizado:

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y microbiología Clínica (SEIMC) convocó esta mañana una rueda de prensa en la que no faltó un solo medio de este país. El brote de virus del Ébola, que esta semana se cobraba la vida del misionero español Miguel Pajares, primer europeo muerto por esta enfermedad hemorrágica, ha despertado mucha inquietud y la SEIMC intentaba esta mañana aclarar todas las dudas posibles.

En la mesa, Rafael Cantón, vicepresidente de la Sociedad, y José Antonio Pérez Molina, portavoz de la misma, iniciaban sus declaraciones insistiendo en que «el ébola no se contagia por vía aérea», lo que merma considerablemente la capacidad de transmisión de este virus. Sin dejar de recordar que la tasa de mortalidad de esta «enfermedad emergente» es alta, «del 52 por ciento en este brote en concreto». Cantón puntualizaba que estos porcentajes «se refieren a países con sistemas sanitarios muy frágiles», en absoluto comparables al español. No hay datos sobre tratamiento clínico de esta enfermedad en un sistema sanitario europeo, pero es incuestionable que «la calidad de los cuidados que recibe el paciente pueden marcar el desenlace final de la enfermedad».

José Antonio Pérez Molina recalcó que la población española no debe tener miedo «ni tomar medidas especiales». Pérez Molina dejó claro que si esta enfermedad es peligrosa para alguien, lo es para los sanitarios, que «estamos acostumbrados a tratar con enfermedades infecciosas todos los días y tenemos los protocolos necesarios». En este punto, y ante las denuncias realizadas en las últimas horas por sindicatos y asociaciones de profesionales sanitarios sobre la inexistencia de un protocolo, Cantón aseguró que «existe, y nosotros, como expertos, hemos asesorado y ayudado en su redacción». Igualmente, sobre el hecho de que no se hayan realizado pruebas analíticas a todo el personal que tuvo relación con el religioso español fallecido por ébola, Pérez Molina, explicó que «las pruebas específicas solo se hacen a quienes se han puesto en riesgo, de lo contrario todos los infectólogos tendríamos que estar haciéndonos constantemente analíticas».

Sobre el riesgo que podría suponer el que un infectado subiese a un avión que viniese de Nigeria, país que ha declarado la emergencia sanitaria y con el que España tienen cuatro vuelos semanales, Pérez Molina, sin entrar en si las tripulaciones tienen un protocolo específico para el ébola o no, aseguró que «aunque no existe el riesgo cero, es muy difícil que un pasajero con sintomatología, que es cuando el virus se contagia, suba a un avión. En cualquier caso, para todos esos vuelos, Sanidad Exterior tiene un protocolo que se está aplicando».

Referente a los inmigrantes ilegales que entran por Ceuta y Melilla, Pérez Molina aseguró que es «muy difícil» que los inmigrantes que saltan la verja de Ceuta y Melilla o que cruzan el Estrecho de Gibraltar puedan extender el ébola en España porque estas personas «suelen pasar meses o incluso años en su ciclo migratorio, y el tiempo de incubación máximo desde que una persona se infecta hasta que manifiesta síntomas es de 21 días. No debemos pensar que cualquier africano es potencialmente una persona infecciosa».

Como último mensaje, tanto Cantón como Pérez Molina quisieron recalcar que «contamos con la protección y los medios necesarios para evitar la propagación del ébola».