Llega a EE.UU. uno de los dos estadounidenses infectados por ébola
La ambulancia con el médico estadounidense infectado de ébola llega al Hospital Universitario de Emory, en Atlanta - efe
crisis

Llega a EE.UU. uno de los dos estadounidenses infectados por ébola

El paciente,en estado grave, aterrizó en la la base militar de Dobbins, y fue trasladado al Hospital Universitario de Emory, en Atlanta

Actualizado:

Kent Brandly, médico de 33 años, infectado por el virus del Ebola a raíz de su trabajo en un hospital de Liberia, llegó hoy a Estados Unidos y fue internado en un centro de Atlanta para su tratamiento. Nancy Writebol, de 60 años, voluntaria en el mismo hospital africano, dedicado a acoger enfermos afectados por el brote, será también trasladada las próximas horas al Emory University Hospital de Atlanta, que cuenta con una de las cuatro unidades designadas en EE.UU. para tratar casos de ese tipo.

La repatriación ha estado precedida por un gran nerviosismo de la ciudadanía, manifestada a través de las redes sociales con comentarios de pánico y algunos mensajes contrarios a la repatriación de los dos ciudadanos afectados, que atendían el hospital Eternal Love Winning Africa de Monrovia, la capital de Liberia. «Stop a los pacientes de Ebola de entrar en EE.UU. Que los traten allí, al máximo nivel. Estados Unidos tiene demasiados problemas», escribió el conocido millonario Donald Trump.

Las autoridades estadounidenses han pedido calma a la población. Además de asegurar que se han tomado todas las precauciones necesarias para evitar que los dos pacientes contagien a otras personas y se extienda el brote, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) pide confianza a los ciudadanos. «Es importante que no nos dejemos llevar por miedo a lo que no es familiar. Los hospitales de Estados Unidos pueden tratar con seguridad a un paciente con Ebola», dijo el CDC.

Brandly fue traslado en un avión en el que se instaló un aislamiento especial para el paciente. También en el hospital de Atlanta se han tomado medidas extra para evitar cualquier posibilidad de contagio, que en caso del Ebola no es por aire, sino por contacto con fluidos de la persona infectada.