Cinco claves sobre el brote de Ébola más devastador

Actualizado:

La epidemia de Ébola se extiende «sin control» en el oeste de África Occidental, dejando a su paso cientos de víctimas mortales. Desde que se identificara el primer caso el pasado 2 de diciembre en Guinea-Conakry, 729 personas han perdido la vida en el intrincado cruce de caminos de Sierra Leona, Guinea y Liberia. El brote de Ébola más devastador se ha convertido en todo un reto para las autoridades sanitarias de los países afectados.

¿Por qué preocupa tanto este nuevo brote?

Porque es el más devastador y el más extenso desde que en 1976 se descubrió el virus del Ébola. Hasta ahora solo había habido cuatro brotes, siempre en África y limitados a un solo país. El actual ya se ha extendido por cuatro países del continente (Sierra Leona, Liberia, Guinea Conakry y Nigeria), ha infectado a 1.323 personas y ha matado a 729 personas.

¿Por qué está costando tanto contenerlo esta vez?

La propia directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, reconoció ayer que el virus se está moviendo más rápido que los esfuerzos realizados para contenerlo. Las falsas creencias y las supersticiones están anulando el trabajo médico. Por ejemplo, en algunas zonas de África occidental se cree que basta con decir «Ébola» para ahuyentar la enfermedad. Otros culpan a los médicos de extender el virus e identifican los centros de aislamiento con condenas a muerte. Por eso no identifican los casos y los familiares atienden personalmente a sus enfermos poniéndose ellos en peligro. Los contagios se favorecen también en los ritos funerarios donde se mantiene el contacto con los cuerpos infectados. Así resulta casi imposible aislar a los afectados y evitar la transmisión.

¿Es tan contagioso el virus?

El Ébola tiene una letalidad de hasta el 90 por ciento y es muy contagioso, pero no se transmite por vía aérea, como la gripe. El contagio se produce por contacto directo con fluidos corporales (sangre, sudor, vómitos..). No hay riesgo por estar al lado de una persona infectada o viajar en el mismo avión. Pero si la sangre de una persona con Ébola o el vómito entra en contacto con los ojos, la nariz, la boca de una persona sana, sí se puede transmitir. El virus también sobrevive en superficies de objetos por lo que el contagio es posible si se toca sin guantes cualquier objeto contaminado con fluidos.

¿Cuáles son las señales de alarma?

Los primeros síntomas se pueden confundir con otras enfermedades: fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza, dolor de garganta y salpullido. Estos síntomas pueden aparecer entre dos y 10 días después de la exposición. Después aparecem los vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática, y a veces hemorragias internas o externas por nariz y boca e internas.

¿Existe alguna vacuna?

No existe ningún tratamiento eficaz contra el Ébola, ni preventivo ni curativo. Cuando se contrae solo se puede dar apoyo para combatir la deshidratación por la diarrea y los vómitos y paliar las hemorragias y confiar en la suerte. Pero existen varios fármacos experimentales probados en animales que han ofrecido resultados esperanzadores. El Gobierno estadounidense ha anunciado que probará en humanos la que podría ser la primera vacuna preventiva contra el Ébola. Lo hará en septiembre. La vacuna experimental ha funcionado parcialmente en monos.