Un dispositivo detecta las caídas de los mayores y activa la llamada al 061

Actualizado:

Hasta ahora las personas mayores que contaban con un servicio de teleasistencia en casa, tenían que apretar un botoncito para poder avisar a emergencias si tenían un accidente. Ahora, investigadores catalanes han creado un dispositivo que puede detectar la caída del anciano, y sea en casa o fuera, y llamar automáticamente al 061.

El aparato ha sido creado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), TicSalut, 061 CatSalut Respon, el Hospital Clínic y el EAP Sardenya, y forma parte del proyecto europeo Fall detector for elder (FATE).

Se trata de un dispositivo pequeño, un sensor altamente sensible para detectar las caídas, que va incorporado en el interior de un cinturón y que el paciente lleva puesto durante todo el día. Este detector identifica las caídas del usuario y lo localiza allí donde se encuentre, tanto en el domicilio como en la calle.

Un sensor para la cama

El sistema consta también de un sensor en la cama que detecta las ausencias prolongadas durante la noche, generando una alarma si la persona no vuelve después de un tiempo estipulado. El objetivo es prevenir las consecuencias de las caídas de pacientes frágiles que no podrían avisar a nadie en caso de que se produjera un accidente de este tipo.

La tecnología del dispositivo FATE ha sido desarrollada por los investigadores del Centro de Estudios Tecnológicos para la Atención a la Dependencia y la Vida Autónoma (CETpD), ubicado en el Campus de la UPC en Vilanova i la Geltrú, encabezado por Joan Cabestany.

Cuando el dispositivo FATE detecta que el usuario sufre una caída, emite automáticamente un aviso a la Central de Coordinación del 061 CatSalut Respon. Desde este servicio, se localiza el afectado y se realiza una llamada para confirmar el accidente. El equipo de médicos y enfermeros del 061 CatSalut Respon valoran la situación, dan atención sanitaria telefónica y envían una ambulancia del SEM, en caso de que sea necesario.

El proyecto se inició en 2012 y está previsto que tenga una duración de 39 meses. La fase de pruebas piloto reales comenzó a principios de 2014 y se prolongará hasta entrado el 2015.