Diez maneras de vivir como un joven católico
«Testigos del Señor» es el nuevo catecismo oficial para jóvenes en España. - De San Bernardo
nuevo catecismo

Diez maneras de vivir como un joven católico

El nuevo Catecismo de la Conferencia Episcopal Española sugiere los pasos a seguir para iniciarse en la fe

Actualizado:

«Testigos del Señor», el renovado catecismo oficial para jóvenes de la Conferencia Episcopal Española «no es un texto más, es un documento especial para la transmisión de la fe a aquellos que se inician en el proceso», aseguró José Mª Gil Tamayo, portavoz de la CEE.

Dentro de este documento se enumeran a través de cinco apartados, hechos, acontecimientos y personajes que resumen la vida católica y el buen comportamiento en la fe.

Entre los consejos y sugerencias se encuentran:

-«El cristiano sabe que toda persona puede rastrear huellas y testimonios de la presencia y de la acción de Dios en el universo, en ciertos acontecimientos de su vida y en su interior. Para ello, el hombre utiliza sus facultades humanas, incluida la razón».

-«Dios se da a conocer a la gente sencilla. Jesús nos enseña que nunca debemos olvidar que solo los humildes pueden reconocer a al Señor».

-«Para poder escuchar la Palabra del Señor, contenida en la Biblia, necesitas hacer silencio. Al principio del día, pide que Dios tenga la primera palabra y por la noche, habla con Dios y escúchale, así la última palabra del día será igualmente de Dios y para Dios».

-«Dios ha puesto todas las cosas en las manos del hombre. Los animales, plantas, cielos, estrellas, mares, ríos, etc. son un reflejo de la sabiduría y bondad de Dios. Nosotros respondemos agradeciendo estos dones, cuidándolos y usándolos con responsabilidad. Hacer lo contrario es despreciar a su Creador».

-«La diferencia sexual indica que el hombre y la mujer están hechos el uno para el otro y juntos están llamados a transmitir la vida humana, formando en el matrimonio una sola carne. La identidad sexual no se elige, es un don que se recibe y la Iglesia te enseña que cada persona debe aceptar su propia identidad sexual».

-«En el corazón de cada persona existe aún la lucha entre el bien, que es amar y obedecer a Dios, y el mal, que es no hacerle caso, prescindir de su amor y de sus mandamientos».

-«Los Diez Mandamientos son camino de vida y de felicidad para nosotros. Sus exigencias corresponden a las inclinaciones más profundas, justas y nobles de cada persona en su relación con Dios y con los hermanos. El cristiano sabe que es posible cumplir el Decálogo».

-«La eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, que es Cristo mismo, nuestra Pascua. Quien no ha entendido el significado de la eucaristía busca excusas para no asistir a la santa misa y no participa plenamente en la vida de la comunidad».

-«La iglesia nos enseña que la sexualidad debe ser manifestación de amor y compromiso. Quienes mantienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, quienes hacen del placer sexual un fin en si mismo -como el caso de la masturbación-, quienes violan a otra persona usando la violencia, quienes buscan el placer sexual con personas del mismo sexo, etc. incumplen los mandamientos de la fe cristiana.

-«Los cristianos creemos que no es posible vivir la sexualidad ordenada al amor sin desarrollar la virtudad de la castidad, don necesario porque la naturaleza herida por el pecado nos induce a vivir la sexualidad sin relación con el amor».