El Comité de Bioética respalda la reforma de la ley del aborto del Gobierno
En primer término, la ministra de Sanidad Ana Mato el día de la constitución del Comité de Bioética de España - ángel de antonio

El Comité de Bioética respalda la reforma de la ley del aborto del Gobierno

Actualizado:

Tras más de cinco meses de negociación, el Comité de Bioética de España ha hilvanado un informe en el que respalda la reforma de la ley del aborto del Gobierno. Lo ha hecho con amplia mayoría, con solo tres votos en contra de los doce miembros que forman la institución, según ha podido saber ABC. El Comité de Bioética era una de las 29 instituciones a las que el Ministerio de Justicia había solicitado un texto con alegaciones al texto del anteproyecto. En esa lista están, entre otros organismos, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Fiscal, la Organización Médico Colegial, -que ya se ha pronunciado-, los colegios de Enfermería, así como colectivos feministas y abortistas.

El informe del Comité de Bioética era uno de los más esperados. Aunque la decisión es solo consultiva, el apoyo supone un aval importante a la reforma del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, porque representa el respaldo de expertos de reconocido prestigio. El comité representa a especialistas de campos muy distintos (académico, jurídico, médico, científico...) pero todos conectados por la bioética.

Votos particulares

El Gobierno de Zapatero también buscó la aceptación de este organismo antes de aprobar su propia ley del aborto. El comité de entonces, con una composición bien distinta a la actual, avaló los puntos más espinosos de la ley. Entre ellos el que las menores pudieran interrumpir su gestación sin el consentimiento de sus padres. Entonces solo hubo un voto en contra, al que luego se sumó otro experto más tras retractarse, pero deja claro que comité había sido creado a imagen y semejanza del gobierno socialista.

El texto que ahora se ha consensuado tuvo tres votos en contra. Los de Pablo Ignacio Fernández Muñiz, cirujano del Hospital San Agustín de Avilés y vinculado al PSOE en Asturias, el del catedrático de Derecho y Genoma Carlos Romeo Casabona y el de Manuel de los Reyes, de la Asociación de Bioética Fundamental. Pero de los nueve que firmaron su apoyo, hubo dos –el teólogo Carlos Alonso Bedate y el profesor de Derecho, Federico Montalvo– que anunciaron votos particulares para reclamar el supuesto de malformación. Estos y otros votos particulares serán efectivos a lo largo de la próxima semana. Solo después de ese plazo se enviará al Ministerio de Justicia el texto final con las alegaciones.

Piden más ayudas a la maternidad

La redacción que se votó ayer respalda sin ambigüedad a una ley que protege al no nacido. Aunque también hace recomendaciones para mejorar el texto, según ha podido saber ABC de fuentes cercanas al comité. Por ejemplo, reclama que la ley incluya ayudas a la maternidad y que refuerce la objeción de conciencia para los profesionales sanitarios que no quieran intervenir en un aborta, ya lo hagan de manera directa o indirecta. También pide para ellos que puedan negarse en cualquier momento.

El informe del comité no censura que la interrupción solo pueda hacerse en casos de violación o riesgo grave para la salud física o psicológica de la mujer, como dicta la nueva ley. Tampoco recomienda incluir el supuesto de malformación en caso de graves anomalías fetales, tal y como pidió la Organización Médico Colegial. Al contrario, el Comité de Bioética respalda la decisión del Ejecutivo de respetar la convención europea sobre derechos de las personas con discapacidad.

Informe de dos especialistas, un obstáculo

Sí aconsejan que Justicia elimine la necesidad de tener informes de dos especialistas diferentes para determinar si la gestación supone un riesgo grave para la salud física o psicológica de la mujer. El Comité advierte que esto puede suponer una grave carrera de obstáculos para la mujer y aconseja que baste un equipo multidisciplinar de la Sanidad pública o acreditada por ella.

El informe del comité también cree necesario reforzar la educación sexual de los menores, sin ideologías, y mejorar la ayuda a las mujeres que decidan y puedan legalmente abortar.