Las claves del éxito educativo de Madrid
EEl Instituto San Mateo es uno de los nueve centros de la Comunidad de Madrid donde se imparte el Bachillerato de EExcelencia - JOSE RAMON LADRA
artículo

Las claves del éxito educativo de Madrid

La responsable de Educación madrileña destaca que los alumnos de esta Comunidad están 22 puntos por encima de la UE en lectura y 15 en matemáticas

Actualizado:

En el año 2004 había casi un 30% de escolares madrileños que abandonaba los estudios sin terminar la Educación Secundaria Obligatoria. Reducir ese alto porcentaje de lo que se llamaba “fracaso escolar” fue uno de los principales objetivos de la entonces Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Para lograrlo, lo primero era asegurar que los alumnos terminaran la Primaria con un nivel de conocimientos apropiado para cursar la enseñanza Secundaria.

Para ello introdujimos en 6º de Primaria la llamada Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI), una prueba externa que desde entonces realizan todos los alumnos, y cuyo objetivo es asegurar la adquisición de las destrezas matemáticas y lingüísticas esenciales. Los resultados de los alumnos se comunican a las familias y se hace pública la puntuación media del centro, como en los países más avanzados de nuestro entorno. Unos años más tarde, implantamos una prueba similar en 3º de ESO.

La prueba fue acompañada de la creación de Diplomas de aprovechamiento, Menciones honoríficas y Premios Extraordinarios de Educación Secundaria Obligatoria, distinciones con las que se pretende estimular el esfuerzo de los alumnos y reconocer el mérito de los mejores estudiantes. Los alumnos que terminan 4º de la ESO con Mención Honorífica tienen la opción de cursar el “bachillerato de excelencia” en los 9 institutos que lo ofrecen en la Comunidad de Madrid, un plan de estudios ampliado para los mejores estudiantes que además realizan proyectos de investigación y exámenes orales.

También en el curso 2004-05 creamos los colegios públicos bilingües, con 26 colegios que comenzaron a impartir sus enseñanzas en español y el inglés, con gran ilusión y esfuerzo por parte de nuestros maestros, a quienes apoyamos con nativos precedentes de USA, UK y Canadá. Cinco años después, para que los alumnos que terminaban la Primaria en un colegio bilingüe pudieran continuar estudiando en inglés, creamos los Institutos Bilingües. El próximo curso habrá un total de 335 colegios bilingües de los 791 públicos existentes. En 161 de los 566 colegios concertados y en 96 de los 309 institutos de la Comunidad de Madrid, las enseñanzas se imparten en inglés y en español, unas cifras extraordinarias.

Otras iniciativas, como el Plan de fomento de la lectura, la Ley de Autoridad del Profesor, los concursos de teatro, oratoria y ajedrez, la promoción de coros escolares, y los campeonatos deportivos, nos han ayudado a lograr un mejor clima de trabajo y buena convivencia en los centros educativos.

Una de las últimas reformas educativas de nuestro Gobierno, ya con Ignacio González como presidente regional, busca potenciar la autonomía de los centros escolares. Recientemente hemos aprobado la normativa necesaria para que colegios e institutos puedan tener proyectos propios. Así han surgido los institutos deportivos y los institutos tecnológicos. Y también hemos iniciado, de la mano de todos los rectores de las universidades de la región, una reforma pionera de los planes de estudio de Magisterio, con el objetivo de contar con los mejores maestros en los colegios madrileños.

El efecto de todas estas reformas no sólo se ha reflejado en la mejora de los resultados escolares, sino también en la buena posición que la Comunidad de Madrid ha ocupado en el ranking de la última evaluación internacional PISA, celebrada en 2012. Madrid obtuvo sus mejores resultados históricos, 22 puntos por encima de la Unión Europea en lectura, 15 puntos por encima de la UE y 20 respecto a la media española en matemáticas. En general, la Comunidad de Madrid obtuvo mejores resultados que países como Alemania, Reino Unido, Inglaterra, Italia, Holanda o Francia. Las buenas políticas producen buenos resultados.