El baño y la cocina son la estancias más peligrosas del hogar - abc

El baño y la cocina, las estancias más peligrosas del hogar

Fijar las estanterias a la pared, evitar la mala colocación de alfombras y señalizar las puertas de cristal, entre las recomendaciones de los fisioterapeutas

Actualizado:

El baño y la cocina son las estancias más peligrosas del hogar, según ha avisado el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), con motivo del lanzamiento de la campaña «12 meses, 12 consejos de salud». En concreto, a través de un corto de animación los fisioterapeutas han alertado de los peligros que pueden conllevar estas dos estancias y han informado de que los colectivos con más riesgo de sufrir lesiones en el ámbito doméstico son los ancianos y los niños.

Y es que, según el Informe Mundial sobre Prevención de Lesiones Infantiles publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef, cada año mueren cerca de 830.000 menores de 18 años a causa de lesiones no intencionales. Además, el estudio revela que aunque el 95 por ciento de las lesiones accidentales en los niños tienen lugar en los países de ingresos bajos o medios, en los países de alto poder adquisitivo siguen suponiendo un problema, ya que representan el 40 por ciento de las defunciones infantiles.

Sin embargo, muchos países desarrollados han podido reducir la mortalidad infantil derivada de lesiones accidentales hasta un 50 por ciento en los tres últimas décadas, gracias a la ejecución de estrategias multisectoriales e integrales para la prevención de las lesiones en los niños.

Recomendaciones

Por ello, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid ha abogado por formar a los progenitores sobre los riesgos que se sufren en el hogar y, en el caso de los niños, han recomendado a los padres fijar las estanterías a la pared; evitar que el suelo quede resbaladizo por un exceso de cera; evitar también la mala colocación de cables y alfombras; señalizar las puertas de cristal de una sola pieza para que se advierta su presencia; proteger las ventanas que se encuentren a menos de 1 metro del suelo; cerrar armarios y cajones, y fijar topes en su interior para evitar que se caigan encima de quien los abra.

Asimismo, han destacado la necesidad de explicar a los hijos la importancia de no subirse a mesas o superficies inestables para alcanzar objetos a otra altura, de pedir ayuda para transportar elementos voluminosos aunque no sean pesados; y de bajar de frente de la escalera de mano, en el caso de que se utilice. Por otra parte, prosiguen, es importante recordarles que en caso de tener que cargar peso, debe de hacerse con las rodillas flexionadas y los pies ligeramente separados; y que no hay que ponerse de puntillas para alcanzar objetos de la estantería, si no que es mejor utilizar un escalón portátil.

Del mismo modo, el CPFCM ha emitido una serie de recomendaciones sobre la mejor manera de realizar las labores domésticas sin sufrir lesiones músculo-esqueléticas derivadas de las malas posturas. Así, ha aconsejado descargar el peso del cuerpo sobre una y otra pierna alternativamente a la hora de planchar para evitar dolores en la zona lumbar y poner un pie en un pequeño escalón e ir alternándolo.

Además, ha recordado que la tabla de planchar debe regularse de manera que quede a la altura de la cintura para realizar el gesto con la espalda recta, y que se debe ir cambiando de brazo para repartir de manera simétrica el trabajo de los miembros superiores. También ha subrayado la necesidad de mantener la espalda recta para barrer y pasar el aspirador, para lo que se debería utilizar un palo de escoba de unos 130 centímetros y tubos telescópicos extendidos en el caso del aspirador.

Igualmente, ha avisado sobre la importancia que tiene prestar especial atención a la limpieza de cristales o azulejos, ya que, según han comentado, un movimiento repetitivo de este tipo realizado con el brazo, puede generar patologías similar a las que sufren algunos deportistas, como la lesión de manguito de rotadores, o la neuropatía de túnel carpiano. Para cocinar, han informado de que hay mantener las rodillas ligeramente flexionadas y apoyar una mano sobre los muslos para inclinarse a ver el guiso, y para sacar cosas del horno, flexionar las rodillas y no agacharse curvando la espalda.