El debate sobre los divorciados vueltos a casar durará dos años
Los cardenales Angelo Scola (der.) y Angelo Bagnasco, durante el Consistorio sobre la familia que se celebra en el Vaticano - efe
consistorio extrordinario en el vaticano

El debate sobre los divorciados vueltos a casar durará dos años

El Papa estudia con 150 cardenales cómo redescubrir «la belleza de la familia»

Actualizado:

El Papa Francisco llegó ayer el primero a la sala de reuniones para recibir personalmente a cada uno de los 150 cardenales de todo el mundo con quienes inició un debate de dos días a puerta cerrada para estudiar los problemas de la familia en el mundo.

Es un trabajo preparatorio para los Sínodos de Obispos de octubre del 2014 y 2015, que estudiarán también la atención espiritual a los divorciados vueltos a casar, en un proceso que culminará dentro de dos años con una exhortación apostólica del Papa.

Francisco les dijo que “nuestra reflexión tendrá siempre presente la belleza de la familia y del matrimonio, la grandeza de esta realidad humana tan sencilla y a la vez tan rica”.

No será una discusión almibarada pues “hoy la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad”.

El Papa les pidió profundizar “en la teología de la familia y en la pastoral”, pero les invitó a hacerlo “con profundidad y sin caer en la casuística, porque eso reduciría inevitablemente el nivel de nuestro trabajo”.

El Santo Padre y todo el colegio de cardenales dedicaron la mañana a escuchar la relación introductoria del cardenal alemán Walter Kasper. Según el portavoz del Vaticano, Kasper les aconsejó “tener siempre presente el binomio inseparable de la fidelidad a la palabra de Jesús y la misericordia de Dios”.