Una guía para descubrir los secretos del clítoris
Los secretos del clítoris, contados en primera persona, en una guía escrita por tres docentes de la Universidad de Vigo - fotolia

Una guía para descubrir los secretos del clítoris

Es el único texto en castellano centrado en el órgano del placer femenino, que cuenta su historia en primera persona

Actualizado:

«¡Hola! Mi nombre es Clítoris, hoy por fin me he decidido a contar mi verdadera historia». Es el arranque la guía «El clítoris y sus secretos», elaborada por las docentes de la Facultad de Ciencias de la Educación del Campus de Orense María Lameiras, María Victoria Carrera y Yolanda Rodríguez.

Con ilustraciones de Manuela Elísabeth Rodríguez, este premiado libro se ha convertido en «el único texto en castellano centrado exclusivamente en el clítoris» y «pionero en utilizar la primera persona» para dar voz propia a este órgano conductor del placer, ha explicado a Efe María Lameiras.

La idea de la publicación surgió porque las docentes comprobaron en la materia de Sexualidad, enmarcada en la titulación de Educación Social en Orense, que existía «un desconocimiento absoluto por parte de chicos y chicas de una cuestión tan elemental como la estructura física del clítoris y dónde está ubicado». Esta falta de información es consecuencia de una «sociedad patriarcal que ha invisibilizado la sexualidad femenina», lo cual ha hecho que «el clítoris haya aparecido y desaparecido de los libros de texto a lo largo de la historia».

Si bien ya en el siglo XVI el clítoris hizo su primera aparición en un tratado médico de la mano del cirujano Mateo Ronaldo Colombo, en el siglo XIX, al descubrir que no interviene en la reproducción, fue nuevamente apartado de los textos de Anatomía, apunta Lameiras. Se convirtió pues en un «órgano invisible para la ciencia», ya que significaba que la mujer tenía «un órgano en exclusiva para vehiculizar el placer» mientras que lo que sería el símil masculino comparte diferentes funciones.

Todo esto sucedía en una sociedad que «estudiaba el cuerpo de la mujer tomando como modelo el del hombre» y que no estaba dispuesta a consentir que «la mujer se colocase por delante biológicamente» al poseer un órgano únicamente para el placer sexual.

Tipos de placer

El clítoris y el pene son «equivalentes» y «fisiológicamente funcionan igual», continúa Lameiras, ya que este órgano femenino no es solamente «el glande o parte que se ve externamente», sino que se prolonga al interior del cuerpo. Sin embargo el propio Sigmund Freud desarrolló una teoría que diferenciaba entre los orgasmos obtenidos con la estimulación del clítoris, sensación que asoció a un disfrute infantil, y el orgasmo vaginal, aparejado al placer adulto, una teoría que «favorece a los hombres» que necesitan la penetración para su placer.

Durante décadas esto supuso una frustración femenina, ya que las mujeres «sufrían una gran insatisfacción» y pensaban que no habían experimentado la transferencia entre el placer infantil y el adulto. Tanto es así que llegó a considerarse una patología definida «como histeria» que se trató incluso «a finales del siglo XIX y principios del XX quitando el clítoris».

En los años sesenta, sigue Lameiras este recorrido histórico, empezaron a establecerse las equivalencias del clítoris con estudios que «analizaban los cambios que el cuerpo experimentaba durante los actos sexuales». Pero no es tan lejano el estudio del clítoris desde el punto de vista biológico, algo que llega con la jefa del departamento de Urología del Royal Melbourne Hospital (Australia), «la única persona que ha estudiado mi anatomía gracias a la medicina moderna», relata el propio clítoris en esta guía.

Todo esto, junto con los tipos de ablación -incluida la simbólica-, «¿dónde estoy y qué órganos me rodean?» o «lo que más me gusta», aparece recogido en este volumen que se encuentra en el mercado tanto en castellano como en gallego. Tampoco se olvidan sus autoras de «cuidar» esta parte del cuerpo femenino, no solo atendiendo «a la importancia de revisiones ginecológicas, sino también cuando hay problemas para experimentar placer», puntualiza Lameiras.

El órgano con más receptores sensoriales

El clítoris toma la voz cantante para dejar de ser ese gran olvidado, ya que, aunque como aclara Lameiras «el órgano más importante para el placer es todo el cuerpo» y «se pueden experimentar orgasmos durmiendo o estimulando otras partes del cuerpo», es el clítoris el que tiene más receptores sensoriales, así como el glande en los hombres. «Pero el clítoris tiene incluso más receptores y permite experimentar orgasmos múltiples sin necesidad de periodo refractario».

Lameiras señala que «no ha habido una sola persona independientemente de su formación, que diga que no ha aprendido algo», una circunstancia que tiene, en su opinión, una doble lectura. Por un lado, la guía está desempeñando su trabajo, pero por otro demuestra que «personas incluso muy formadas y adultas desconocían muchas de estas cuestiones». Además de este reconocimiento de los usuarios, la compilación ha recibido el I Premio de Creación de Materiales y Recursos Docentes con perspectiva de género «Antonia Ferrín Moreiras» convocado por la Universidad de Vigo.

Pidiendo ayuda para «defenderme de todas las agresiones de las que todavía soy objeto» y «para colocarme en el lugar estelar que merezco» en la sexualidad, el clítoris se despide lacónico en esta guía, no sin antes dar un aviso: «No me olvides».