La cuarta parte de los británicos cree que Supermán es un personaje de la Biblia
La Sociedad se creó en 1804 ante la falta de biblias para los creyentes británicos - abc.es

La cuarta parte de los británicos cree que Supermán es un personaje de la Biblia

Según un estudio de la Sociedad Bíblica, un número muy importante de adultos piensan que las películas de Harry Potter tienen una base religiosa

Actualizado:

Una gran parte de la generación de adultos británica no es capaz de diferenciar entre los personajes de las películas y los del Antiguo Testamento, según un estudio realizado por la Sociedad Bíblica en Reino Unido. Los representantes de esta asociación aseguran además que el nivel de conocimiento de los textos bíblicos dependen de la zona de residencia, y así, según su estudio, los habitantes de Gales conocen los textos sagrados mejor que los de otras zonas del país.

El nivel de desconocimiento les lleva a pensar, a un 25% de los británicos adultos, que Superman era un personaje bíblico. Entre los datos que han recopilado también resaltan que un tercio de los encuestados considera que el guión de Harry Potter tiene una base religiosa. Un idéntico porcentaje no sabe identificar en qué parte de la Biblia aparecen las figuras de Adán y Eva.

Nueve de cada diez personas no han oído hablar del Rey Salomón, mientras que seis de cada diez desconocen el milagro de Jesús sobre la multiplicación de los panes y los peces.

Con estos datos, los miembros de la Sociedad Bíblica afirman que es necesario difundir el conocimiento de las Sagradas Escrituras a todos los ciudadanos del país, al margen de que sean o no creyentes.

Según el presidente de esta sociedad, Richard Chartres, es necesario recordar estas historias y «no importa si somos creyentes o no. Es nuestra cultura y nuestra historia, necesaria para comprender nuestro pasado y nuestro presente».

Sociedad Bíblica es una organización británica que tiene como trabajo dar a conocer las escrituras en todo el mundo, en la iglesia y a través de la cultura. Se constituyó el 7 de marzo de 1804 cuando un grupo de cristianos se organizó para abordar el problema de la falta de Biblias asequibles en galés para los cristianos de habla galesa.

Su estrategia se centra en la Biblia, su disponibilidad, accesibilidad y credibilidad los Textos Sagrados, y mediante actividades como la traducción, producción, distribución, alfabetización, contratación y promoción. La Patrona de la institución es la Reina de Inglaterra, y al presidencia recae en el Obispo de Londres, Richard Chartres.