«El viaje del náufrago no es descabellado desde el punto de vista oceanográfico»
La barca de 7 metros con el que el pescador salvadoreño José Salvador Alvarenga realizó la odisea, según su relato - afp

«El viaje del náufrago no es descabellado desde el punto de vista oceanográfico»

Un investigador del Instituto Español de Oceanografía ve posible que Alvarenga recorriera a la deriva los 12.500 km de distancia que separan México y las Islas Marshall en 13 meses

Actualizado:

El viaje del náufrago rescatado en las Islas Marshall tras 13 meses a la deriva «no es descabellado desde el punto de vista oceanográfico», según el investigador del Instituto Español de Oceanografía Manuel Vargas Yáñez.

«Un objeto lanzado al mar desde las costas del Pacífico de México y que viajara a la deriva, bien podría acabar en ese tiempo por las Marshall», indica a ABC el oceanógrafo español.

Entre los 5ºN y los 20 ó 25 ºN, las corrientes se dirigen hacia el Oeste, es decir, hacia Asia y Oceanía, según explica Vargas Yáñez. «Se trata de la denominada Corriente Ecuatorial Norte o corriente norecuatorial», que está impulsada por los vientos que llevan la misma dirección en estas latitudes, los Alisios, añade.

El oceanógrafo calcula que a velocidades de entre 20 y 30 cm/s, a las que se habría desplazado a la deriva la barca del pescador salvadoreño gran parte del trayecto, se tardaría entre uno y dos años en recorrer los 12.500 kilómetros que separan las islas Marshall de la costa mexicana de Chiapas de donde partió José Salvador Alvarenga en diciembre de 2012.

«El viaje del náufrago no es descabellado desde el punto de vista oceanográfico», asegura Vargas Yáñez.

Su apreciación coincide con la de Erik van Sebille, oceanógrafo de la Universidad de Nueva Gales del Sur y residente en Sidney, que dijo a la agencia AP que es muy probable que una embarcación a la deriva pueda ser llevada por las corrientes desde la costa oeste de México a las Islas Marshall.

¿Un mes más a la deriva?

Pescadores mexicanos han reconocido con incredulidad en las fotos a «La Chancha», como es conocido Alvarenga en el municipio de Pijijiapan, en el estado mexicano de Chiapas. Conocedores de multitud de historias de naufragios, afirman que nadie ha podido sobrevivir 13 meses en alta mar. «Estamos sorprendidos, pero ahora que le veo en televisión, no hay duda, es él», dice el pescador William Uscanga.

Según su patrón Guillermino Rodríguez, el salvadoreño de 37 años salió a pescar tiburones el 20 de noviembre de 2012, un mes antes de la fecha señalada por el propio náufrago. La jornada de pesca se complicó cuando comenzó a soplar el viento del norte. Tras cuatro días de búsqueda, perdieron la esperanza de volver a ver a Alvarenga y a su acompañante, un joven llamado Ezequiel, que murió en la travesía.

«Hay personas que han sobrevivido mucho tiempo en una balsa salvavidas, pero nunca un hombre se ha mantenido tanto tiempo. Si su historia es verdadera, entonces es excepcional», dijo a la AFP Hilmar Snorrason, presidente de la IASST, una asociación para la seguridad y la supervivencia con sede en Southampton (Reino Unido).

El naufragio más largo conocido hasta ahora

También suscitó dudas en su momento el relato de los tres pescadores mexicanos de tiburones que fueron socorridos por un barco taiwanés cerca de las Islas Marshall el 9 de agosto de 2006, tras nueve meses a la deriva. Lucio Rendón, Jesús Eduardo Vidaña y Salvador Ordóñez lograron sobrevivir a bordo de una embarcación sin techo de 9 metros bebiendo agua de lluvia y comiendo gaviotas o peces voladores.

Dos de sus compañeros fallecieron al ser incapaces de alimentarse de carne y pescado crudo, según señalaron los supervivientes en un relato que coincide en muchos aspectos con el de Alvarenga. Su buen estado de salud planteó los mismos interrogantes que ahora acompañan a la gesta del salvadoreño. «Que no les pase eso que nos pasó a nosotros», dijo entonces sin saña Vidaña.