Sociedad

El País Vasco quiere limitar que los niños jueguen al fútbol en el recreo

La singular iniciativa, que defiende un uso compartido de los espacios del recreo, forma parte de un plan del Gobierno de Urkullu

i. reyero - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Se acabó el que los niños que juegan al fútbol en el patio «arrinconen» con sus balonazos a las niñas, que suelen optar por refugiarse en lugares más aislados por el «miedo» a recibir un golpe fortuito. Al menos esta clásica escena escolar no seguirá siendo «pan de cada día». El País Vasco está decidido a terminar con lo que llama una «distribución sexista» de las zonas de recreo en el colegio y la «jerarquía» del juego en función del género. Y algunos centros vascos han empezado ya a limitar el uso del balón en determinados días de la semana al entender que se contribuye con ello a desterrar y prevenir las desigualdades por razón de género en el recreo.

El Gobierno vasco que preside Iñigo Urkullu (PNV) ha incluido esta singular iniciativa, que defiende un uso compartido de los espacios de recreo en las escuelas, dentro de un ambicioso Plan director para la coeducación y la prevención de la violencia de género en el sistema educativo. El documento, diseñado para abarcar hasta el curso 2015-2016 y que fue presentado por la consejera Cristina Uriarte al inicio del presente, advierte de que en las zonas de recreo «la distribución del espacio sigue siendo sexista» y que las «actitudes» de los alumnos, «o la falta de organización» del patio, suele situarles a ellos en el «espacio central» y «arrinconar a las niñas».

A ello hay que sumar otro factor de desequilibrio -según se apunta desde el Departamento de Educación- entre los «medios y recursos dedicados» en los centros escolares a los «equipamientos para el fútbol» en relación a los que se destinan a «espacios naturales, jardines» o lugares para otras actividades de intercambio o juego, más allá de las habituales pistas con porterías.

Como apuntan desde el equipo de Uriarte, «redirigir la jerarquía del entrenimiento y evitar que las chicas, y también chicos, se encierren en una esquina por el miedo al balonazo, no supone prohibir el fútbol», sino acotarlo. Este es, insisten, solo un aspecto «anecdótico» del plan general, que también destaca la necesidad de reforzar el que las chicas se decanten por carreras técnicas o científicas o crea la figura del responsable de «coeducación» en los centros vascos.

Toda la actualidad en portada

comentarios