Los cigarrillos electrónicos no podrán utilizarse en escuelas, hospitales y transporte - efe

Los cigarrillos electrónicos se prohibirán en colegios, administraciones públicas y transportes

Actualizado:

El último Consejo Interterritorial de Salud del año se ha cerrado con el mayor consenso de los últimos meses. Hubo unanimidad entre las comunidades y el Ministerio de Sanidad para acabar con el vacío legal del cigarrillo electrónico, ese polémico dispositivo creado a imagen y semejanza de un pitillo convencional que genera un vapor que no ha demostrado su ausencia de toxicidad. Hasta que se conozcan los efectos que tiene para la salud, se quiere prohibir su uso en colegios y zonas educativas, hospitales y centros de salud, en instalaciones de las administraciones públicas, servicios de atención al ciudadano y transporte público.

Esta es la propuesta de mínimos que se elevará a los grupos parlamentarios, aunque el objetivo es que la regulación pueda ir más lejos y el cigarrillo electrónico se trate como un producto más del tabaco. Es decir, se prohíba “vapear” en cualquier espacio público cerrado ya sean restaurantes, oficinas, cines o teatros, como sucede ya con los cigarrillos convencionales. La regulación, sobre la que ahora deberán discutir los grupos parlamentarios, también podría afectar a los puntos de venta y a la inclusión de advertencias en los envases. La ministra Ana Mato confía en comenzar el debate esta misma semana para contar con un acuerdo a principios de año. La regulación nacional se hará con independencia de lo que se acuerde en la Unión Europea sobre el uso de estos dispositivos.

El objetivo prioritario es la protección a los menores para los que ya se encuentra prohibida la publicidad y el consumo. Ahora no existe ninguna legislación que impida que estos dispositivos electrónicos se puedan vender a menores, pese a poder contener nicotina y otros posibles tóxicos. “Nuestro objetivo es proteger la salud de los ciudadanos y evitar posibles efectos perjudiciales”, ha explicado Ana Mato, al término de la reunión con los consejeros de salud.

Cargan con cartuchos o sin nicotina

Estos dispositivos se cargan con cartuchos, con o sin nicotina, camuflada con diversos aromas de menta o vainilla y otros ingredientes químicos. Algunos pueden ser tóxicos, como ya ha denunciado la FDA, la agencia del medicamento de Estados Unidos. La Organización Mundial de la Salud también desaconseja su utilización hasta que no haya datos que demuestren su inocuidad.

Entre otros acuerdos alcanzados, el Consejo Interterritorial de Salud ha dado luz verde a la obligación de establecer en todas las comunidades una prueba para detectar el cáncer de colon, realizar la “prueba del talón” a todos los recién nacidos para siete enfermedades y apoyar un nuevo real decreto que regulará el sistema de precios de referencia. Este instrumento de política farmacéutica supondrá “una nueva bajada de precios de los medicamentos”, como reconoció la ministra Mato.

Las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el Consejo Interterritorial de Salud han acordado plantear a los grupos parlamentarios la ampliación de la prohibición a todos los lugares públicos cerrados, al igual que ocurre ahora con los productos del tabaco, ha informado la ministra Ana Mato.