¿Cómo se produce un envenenamiento con polonio?
Descubierto por Marie y Pierre Curie - abc.es

¿Cómo se produce un envenenamiento con polonio?

Actualizado:

Yaser Arafat es el último de los nombres que se añaden a las posibles víctimas de un envenenamiento por polonio 210, un elemento químico que ya en el año 2006 costaba la vida al ex espía ruso Litvinenko.

Ahora los resultados de los análisis realizados por científicos suizos de los restos del histórico líder palestino apoyan la hipótesis del envenenamiento mediante esta substancia, según el Instituto de Radiofísica Aplicada de Suiza.

Pero en realidad, ¿qué sabemos del polonio? y ¿de qué modo actúa en el cuerpo humano hasta conseguir la muerte?

El polonio es un material radiactivo que se produce de forma natural en muy bajas concentraciones en la corteza terrestre. Se trata del primer elemento descubierto por Marie y Pierre Curie a finales del siglo XIX y recibe su nombre del país natal de Marie Curie, Polonia.

En su forma pura, el polonio es un metal bastante volátil y con un punto bajo de fusión. Se conocen más de 25 isótopos de polonio y todos ellos son radiactivos.

El isótopo de polonio predominante en la naturaleza, y el más utilizado, es el 210, aunque está presente de forma natural en la tierra de forma muy escasa. Por eso se recurre a su producción de forma artificial en reactores nucleares.

El mayor peligro del polonio 210 se debe a las partículas alfa que emite, aunque el propio cuerpo humano contiene una pequeña cantidad de polonio 210 en su interior.

Según los expertos, el polonio 210 sólo se convierte en un peligro para la salud si se introduce en el cuerpo. Puede entrar en el sistema mediante su ingesta en forma sólida, líquida, mediante bebidas contaminadas, mediante la inhalación de aire con partículas de polonio 210, o a través de una herida.

Lo normal, siempre que la dosis no sea excesiva, es que se elimine este polonio 210 a través de las heces, la orina o el sudor.

En dosis superiores a las normales causa daños muy severos en órganos y tejidos y llega a ser mortal. Se puede considerar como uno de los venenos más efectivos debido a la dificultad de detectar su presencia en el cuerpo con suficiente tiempo de antelación para que la persona pueda recibir tratamiento.

Los expertos coinciden en que para envenenar a alguien con polonio se necesitan cantidades bastante grandes. Además tendría que elaborarse de forma intencionada con un acelerador de partículas o un reactor nuclear, por lo que se hace necesaria la disponibilidad de una infraestructura sofisticada. El polonio es mucho más nocivo que el uranio y la ingesta de medio miligramo puede ser mortal.

El envenenamiento por dosis masivas de polonio es muy difícil de tratar, ya que es un elemento que se extiende con mucha rapidez por el cuerpo de la víctima. En el caso de Litvinenko, el espía ruso apenas sobrevivió tres días en el hospital. En este caso, los efectos de la intoxicación por polonio no fueron inmediatos. Lo normal es que empiecen a percibirse a partir de las 36 horas tras la intoxicación, cuando ya no es posible ningún tipo de tratamiento.

Su envenenamiento, según las últimas investigaciones, se produjo el 1 de noviembre de 2006 con una taza de té que debía de contener entre 27 y 1408 Megabecquerelios de radiación (unos cuantos miligramos de polonio) y murió 23 días después, con un síndrome de radiación agudo, que incluía vómitos, diarrea, pérdida del cabello y, finalmente, un fallo múltiple de todos los órganos que evidentemente le acabó causando la muerte

La intoxicación por polonio presenta precisamente estos síntomas, las molestias gastrointestinales y la caída del pelo. A continuación, el hígado y los riñones fallan, se paraliza el metabolismo y poco después sobreviene la muerte.

Si la exposición es reducida, solo suelen aparecer síntomas gastrointestinales. En este caso, es importante llevar una dieta blanda e ingerir mucho líquido para eliminarlo a través de la orina.