Cuarenta años cambiando la hora
Reloj de bolsillo - archivo

Cuarenta años cambiando la hora

Actualizado:

España, como el resto de los ciudadanos de la Unión Europea, atrasa sus relojes a las 3,00 horas de este domingo 27 de octubre (las dos de la madrugada en Canarias) para dar entrada al horario de invierno. Con este cambio, obligado por la UE desde 1981 bajo criterios de ahorro energético, la hora española pasa a ser GMT+1 hasta la primavera, una hora más que la que le correspondería según su posición geográfica.

Gran parte de la población ha vivido siempre esta costumbre de recorrer la casa poniendo en hora el reloj, que acompaña a los españoles de forma ininterrumpida desde 1974.

La primera crisis del petróleo impulsó a algunos países, entre ellos España, a adelantar sus relojes durante el verano para aprovechar mejor la luz solar y disminuir su consumo eléctrico, con el consiguiente reajuste en octubre al horario de invierno. Así lo justificaba la orden de la Presidencia del Gobierno que fijaba el 13 de abril de 1974 a las 23,00 horas para adelantar la hora oficial en sesenta minutos: «Teniendo en cuenta las repercusiones que se derivan para la economía nacional del encarecimiento de los productos energéticos, se considera necesario aplicar todas aquellas medidas que puedan contribuir al ahorro de energía, y entre ellas, la consistente en el adelantamiento de la hora legal en relación con la solar».

Los madrileños se concentraron ante el reloj de la Puerta del Sol, según relataba ABC, que lamentaba la falta de asistencia en el reajuste del 6 de octubre. «Este buen pueblo de Madrid va perdiendo el humor aquel que le hizo envidiable y prueba de ello es que anoche el cambio de hora en la Puerta del Sol no fue presenciado más que por algunos centenares de personas», rezaba la nota publicada en la página 107 del diario, que relataba cómo el reloj de Gobernación paró a las doce menos dos minutos «y en tan desairada situación permaneció una hora».

Servicios públicos de transportes terrestres, marítimos o aéreos tuvieron que ajustarse a la nueva disposición. Iberia advertía a los pasajeros de que los vuelos llegarían una hora antes de lo que figuraba en los horarios en vigor hasta entonces y Renfe detenía unos 600 trenes, con unos 39.000 viajeros, durante una hora.

Desde 1974 la costumbre se ha cumplido sin excepción, pero el reloj del Real Instituto y Observatorio de La Armada en San Fernando (Cádiz), el que marca la hora oficial en España, ya había tenido que mover antes sus manecillas en otoño y primavera. La primera vez lo hizo el 15 de abril de 1918, pero se dejó de aplicar de 1920 a 1927 en que se recobró y de nuevo la costumbre decayó de 1930 a 1936.

Durante la guerra civil los relojes del bando nacional y los del republicano caminaron por distintas sendas, adelantándose o retrasándose en distintos días e incluso a distintas horas. Posteriormente, el 16 de marzo de 1940 se adelantó una hora, sin fijar fecha de vigencia. Es una de las anécdotas del lío de horarios vivido en España, que tras dos años sin modificar los relojes volvió a aplicar los cambios en 1949, para caer en el olvido de 1950 hasta su recuperación en 1974.