Sociedad

La Logse relega la educación de los adultos españoles a la cola de la OCDE

El adulto medio tiene dificultades para leer el prospecto de un medicamento o comparar distintas ofertas de hoteles

MANUEL TRILLO - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El español medio tiene dificultades para extraer conclusiones de una lectura, para comprender el prospecto de un medicamento y se pierde en un texto de cierta complejidad y riqueza, como «El Quijote». Además, no entienden el gráfico del recibo de la luz ni saben comparar precios de hoteles ni son capaces de encadenar cálculos aritméticos de forma correcta para hallar el precio final de la compra.

Estos son algunos de los ejemplos que puso ayer el Ministerio de Educación para ilustrar el bajo resultado de los españoles en el primer gran estudio realizado en 23 países desarrollados sobre el nivel educativo de sus adultos, desde los 16 hasta los 65 años. En el informe del Programa Internacional para la Evaluación de la Competencia de Adultos (PIAAC por sus siglas en inglés), nuestro país aparece en el penúltimo lugar, sólo por delante de Italia, en comprensión lectora, y la última en cuanto a destrezas matemáticas. En el caso de España, no se ha realizado la tercera parte del estudio, acerca de la resolución de problemas en entornos informatizados.

El estudio, al que ya se le conoce como el «PISA» para adultos, ha sido realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a través de un examen estándar, de aproximadamente dos horas de duración, al que se ha sometido a 157.000 individuos entre septiembre de 2011 y mayo de 2012, de los cuales 6.055 han formado la muestra en España. Los resultados se presentaron al mediodía de ayer en la sede del Ministerio de Educación, que autorizó por la tarde la publicación del informe pese a que la OCDE insistía en que el contenido estaba embargado hasta las 11 horas de hoy.

La distinción de los resultados por tramos de edad permite observar la evolución en las destrezas evaluadas. En este sentido, se aprecia una importante mejora en las competencias de de los españoles que estudiaron en la década de los años 70 con respecto a la generación anterior, con un salto de 22 puntos, debido al progresivo aumento de la población escolarizada. El avance continuó, aunque a menor ritmo (11 puntos más), en los que estudiaron en los 80 merced a la educación postobligatoria, según la explicación del Ministerio.

En cambio, los españoles que estudiaron a partir de los 90, sólo mejoran cuatro puntos respecto a sus predecesores, sin recuperar el terreno que le llevan de media los países de la OCDE, 19 puntos por delante en el tramo de edad de 16 a 34 años. «El avance educativo se estanca para quienes estudiaron tras la entrada en vigor de la Logse», según apuntó ayer la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. Con la Logse, remarcó, «apenas sí se avanza en competencia lectora y en competencia matemática».

Los adultos españoles obtienen en conjunto, en comprensión lectora 252 puntos, únicamente por encima de los 250 de los italianos, y lejos de los 296 de Japón, que encabeza este ránking, los 288 de Finlandia o los 284 de los Países Bajos. La media de la OCDE está en 273. En cuanto a las competencias matemáticas, España ocupa el último lugar de los 23 países examinados, con 246, 23 por debajo de la media. Esta lista la vuelve a encabezar Japón, con 288, seguido de Finlandia (282) y Flandes (Bélgica) y los Países Bajos, ambos con 280.

OCDE: «Mucho por mejorar»

Llama la atención que los titulados en Bachillerato y formación profesional de grado medio de algunos países, como Japón o Países Bajos, obtienen incluso mejores resultados que los universitarios españoles, tanto en comprensión lectora como en matemáticas.

El secretario general adjunto de la OCDE, Yves Leterme, que presentó el informe junto a Montserrat Gomendio y el analista de la OCDE William Thorn, aseguró que destacó que los mejores resultados se corresponden con mejores niveles de empleo, mejores salarios e, incluso, mejor salud. En España, «hay mucho espacio para la mejora en el futuro», señaló. Además, alertó de la brecha entre los sectores de población con altas y bajas competencias y el riesgo de que los que están en niveles inferiores entren en un «círculo vicioso» de exclusión social.

Toda la actualidad en portada

comentarios