Sociedad

Pareja, trabajo y financiación: tres cosas que se pueden conseguir en siete minutos

El formato de encuentros rápidos «Speed Dating» ha pasado de conectar parejas a empresas y candidatos

isabel miranda - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Siete minutos pueden dar para muchas cosas. Entre ellas, conseguir pareja, trabajo y financiación. Y el «Speed Dating» es la palabra mágica para conseguirlo. Este sistema de encuentros rápidos, organizados por una empresa, reúne a un número de personas con un mismo interés. Pasa desde simplemente conocer a gente, hasta encontrar —o dar— trabajo, o impulsar un proyecto. El escenario, eso sí, no varía: suele tratarse de un bar o un local. Y la mecánica, tampoco: cada siete o diez minutos, los participantes cambian de pareja para conocer a otra persona. Un primer encuentro que, dependiendo de las impresiones que genere en los participantes, impulsará un segundo. O un tercero.

El «Speed Dating» ha sido un formato sujeto a múltiples transformaciones ya desde sus orígenes. Surgió en 1998, de la mano de un rabino llamado Yaacov Deyo, que quería facilitar la búsqueda de pareja a los judíos, pero por un motivo y bajo unas circunstancias: en Estados Unidos, donde nació, la comunidad judía es minoría y el «Speed Dating» pretendía atajar los crecientes matrimonios mixtos con personas de otras religiones.

El primer evento fue en el Pete´s Café, en Beverly Hills, y pronto se convirtió en un éxito. Los medios de comunicación se hicieron eco y la fórmula se extendió a otros públicos. En España, sin embargo, no llegó hasta el año 2002.

A pesar de que el negocio lleva en marcha más de diez años, siguen surgiendo nuevas empresas que basan su actividad en esta actividad. Y les funciona. Es el caso de La Dolce Cita, que comenzó hace un año su experiencia en el «Speed Dating» y que ahora sigue expandiéndose con eventos como el «Cócktel and Party».

«Todos nos hemos visto solos alguna vez, hemos querido hacer más amistades... y los fines de semana, en las discotecas, tampoco conoces a gente realmente», cuenta el dueño Pascual Romero. De ahí surgió la idea.

Si las votaciones coinciden, se envía un correo con el contactoEn su caso, organizan grupos por horquillas de edad recomendada de mínimo 5 mujeres y 5 hombres (como máximo son 15 de cada sexo). Las chicas deben llegar 20 minutos antes de que empiece el evento. Los chicos, 10 minutos. Así se garantiza que no haya contacto previo a la velada. Tras pasar siete minutos con cada asistente del sexo opuesto, se procede a las votaciones. Hay tres opciones: «Sí me gusta», «No me gusta» y «Amistad». Cuando las votaciones entre dos personas coinciden, la empresa manda un correo con el nombre de la persona y su email. Si hay un contacto posterior, ya depende de los implicados. Y esto, según cuenta Romero, pasa con bastante frecuencia. «El “no” es muy raro», dice. La gente suele quedarse después del evento a tomar algo más.

«El público cree que va gente fea o tímida. Eso es un clásico, pero es mentira». Romero ha organizado eventos en los que la gente era tan «maja» que ha sentido ganas de participar, aunque también reconoce que a veces asisten algunos más pesados. Pero, como sostiene, «el “Speed Dating” no es sólo ligar. También es hacer amistades».

Entrevistas exprés

Quizá el éxito de esta iniciativa en el ámbito personal, como una forma para conectar gente con intereses comunes, ha sido lo que ha motivado que se haya extendido al ámbito laboral. En España llevan poco tiempo, aunque con gran afluencia y éxito. Es el caso de Jobssy.com. Esta compañía, una especie de «headhunter» basado en la Inteligencia Artificial, organiza también citas rápidas entre profesionales de recursos humanos y candidatos. A su vez, ellos mismos consiguieron financiación para su proyecto de la mano de otro tipo de «Speed Dating»: uno organizado entre «startups» —o empresas de nueva creación— e inversores.

Javier Sevilla, CEO de Jobssy.com, recuerda cuando empezaron el año pasado. Tras darse cuenta de que muchos candidatos enviaban sus currículums y estaban en los procesos de selección pero no los culminaban, se les ocurrió organizar estas citas rápidas entre los reclutadores y los candidatos. Las llamaron «Café & Jobs». Un encuentro más informal en torno a un café o refresco, con 10 minutos de margen para que los aspirantes se presenten. Desde entonces han facilitado diez mil entrevistas, han participado más de 40 empresas y casi 200 personas se han colocado.

Fue precisamente en este entorno en el que se pusieron en contacto con la empresa de consultoría Everis. Durante un tiempo estuvieron colaborando y, poco después, el departamento de recursos humanos de Everis les animó a presentarse a su propio «Speed Dating».

Everis organiza estas «citas rápidas» cada dos mesesEso sí, las reglas de la empresa de consultoría son algo diferentes. Tras seleccionar diez emprendedores, provenientes de empresas de nueva creación en el sector de las nuevas tecnologías y del business-to-business, y reunir a veinte inversores, los primeros se sientan en una mesa ante tres de ellos y tienen tan sólo cuatro minutos para vender su proyecto.

«Fue una experiencia muy positiva, para una “startup” es muy importante dar a conocer su proyecto», explica Sevilla. Eso sí, reconoce que tuvieron que autoformarse antes de acudir al evento. «Aprendimos a presentarnos, a explicar los puntos más importantes para los inversores», cuenta. Es lo que se llama el «elevator pitch». Y el encuentro les salió bien.

De hecho, Jobssy.com es un ejemplo, junto con Spectrapply, de «startups» que han conseguido convencer en cuatro minutos a Everis y ahora, la consultora las está acelerando, buscando que cojan mercado y clientes. Y es que Everis lleva desde octubre de 2012 organizando estos encuentros a razón de uno cada dos meses.

«Según pasan de mesa van mejorando su discurso. Al principio a veces se extienden y no van al foco, pero hay gente que al final hasta le sobre tiempo», cuenta Luis Nuñez, responsable de relaciones con los medios de la consultora. «Este formato permite que se rompa el hielo». Y es que, aunque el objetivo de las citas rápidas en el ámbito personal y laboral sean diferentes, la esencia es la misma.

Toda la actualidad en portada

comentarios