datos del ine

Los demógrafos consideran «chocante» la caída de la esperanza de vida

Actualizado:

La demógrafa del CSIC, Teresa Castro, asegura que los datos publicados ayer por el INE «están dentro de lo esperable». La crisis económica incide en las tasas de natalidad y más en países donde esas cifras ya eran de por sí bajas, como en España.

-¿Cómo ve la actual situación demográfica de España que reflejan los últimos datos del INE?

-Se sigue la tendencia de descenso de la fecundidad que se inició con la crisis económica. Los datos son más o menos esperables. La fecundidad en España es muy baja comparada con otros países del norte de Europa. En Suecia o Francia están cerca de los dos hijos. Evidentemente, en España incide la crisis, pero la fecundidad ya era baja.

-Con estas cifras de natalidad, ¿deberíamos estar preocupados?

-Es preocupante si esto se mantiene por mucho tiempo. Es sabido que afecta a la estructura de población, a las pensiones. Lo que pasa es que las medidas de fomento de la natalidad que se podrían tomar tienen un coste y por eso quizás no se toman. Hay que

invertir en educación temprana, no hay otra fórmula mágica. Los «cheques bebés» no funcionan porque los hijos son para toda la vida. Hace falta aprender de otros países que han logrado tasas de natalidad que se acercan a las preferencias de la población. En las encuestas sobre preferencia en el número de hijos, la gente sigue diciendo que le gustaría tener en torno a dos. Eso no ha cambiado, pero al final acaban con menos hijos porque hay muchas barreras económicas, de vivienda y de falta de políticas de conciliación que en España son prácticamente inexistentes.

-La esperanza de vida ha caído ligeramente en el caso de las mujeres, ¿marca una tendencia?

-Es muy pronto para decirlo. A mí me extraña. Un año no es suficiente, puede ser coyuntural. Las estimaciones de población por edad las van actualizando cada año. No sabemos cuál han utilizado aquí. Es muy pronto. Desde luego es chocante, pero con un año no me atrevo a decir nada. Si fuera el inicio de una tendencia sería muy muy preocupante, pero quizá sea una cuestión coyuntural. Pero vamos, choca mucho.

-¿Y el hecho que haya aumentado el número de matrimonios?

-No me llama la atención. Antes de la crisis había muchísimos más. Son fluctuaciones anuales normales y que dependen mucho de la cantidad de gente joven en edad de casarse. Lo que nosotros estudiamos a través de encuestas es un descenso bastante grande de matrimonios y mucho aumento de parejas de hecho. No creo que se haya invertido esa tendencia.

-¿El crecimiento de la tasa de defunciones está dentro de lo esperable?

-Sí. Si cada vez somos más mayores va haber más defunciones. Eso sí o sí. Lo que llama la atención es que no haya subido la esperanza de vida.