Un grupo de gladiadores, dispuestos a luchar
Un grupo de gladiadores, dispuestos a luchar - i. g.

Pasión por Roma, devoción por Cristo

En Calahorra, La Rioja, se celebra una Semana Santa fiel al origen de la localidad, con tintes puramente romanos

Actualizado:

«Hossana en las alturas», aclamaba el pueblo de Jerusalén a la entrada de Jesús. Llegó el momento. Calahorra se vuelca con su Semana Santa, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional desde 1998. Comienza la pasión por sus orígenes romanos. La segunda localidad más extensa y poblada de La Rioja gira la mirada a su pasado bimilenario. La antigua y romana Calagurris Nassica Iulia vio nacer a uno de los mejores oradores de la historia: Marco Fabio Quintiliano. El entusiasmo y el legado que ofreció este autor de obras como «Institutio Oratoria» provocan que miles de calagurritanos, riojanos y turistas sientan la necesidad de reconocer su trabajo y expresen públicamente su fe cristiana.

Durante el fin de semana coincidente con el Sábado de Dolores y el Domingo de Ramos, la Semana Santa calagurritana arranca con la celebración del Mercaforum, mercado romano único en vigor en el panorama nacional. Según datos facilitados por la Policía, la ciudad llega a cuadriplicar su población durante esos dos días. Sus puestos, sus escenarios y sus actuaciones teatrales unidas a un completo dibujo romano devuelven el colorido ambiental y verbal de la Edad Antigua. El desempeño de setecientos voluntarios y del Grupo Paso Viviente transmite el reflejo del Imperio Romano y brindan la oportunidad de sumergirse en dos mil años atrás. Acuñaciones de moneda, labores típicas de la Calagurris romana, legiones de romanos adultos e infantiles, luchas de gladiadores, exhibiciones de aves rapaces, música en directo y representaciones históricas son algunas de las actividades que simbolizan la pasión por Roma.

«Judas, ¿con un beso me entregas?», le dijo Jesús a su apóstol traidor. El Jueves Santo está marcado por la escenificación de la Pasión de Cristo. Por la travesía de la Avenida Valvanera, el Grupo Paso Viviente también se encarga de su puesta en acción. Los visitantes siguen cada una de las escenas a pie, conforme se desarrolla la Última Cena, la Oración en el Huerto de los Olivos y los Juicios de Caifás y Anás, y Pilatos. Tras recorrer alrededor de mil metros, la representación finaliza con la realista crucifixión y la posterior resurrección del Señor. La devoción por Cristo suministra el esfuerzo para introducir nuevos efectos especiales y mejoras cada año, desde 1982.

«Padre, ¿por qué me has abandonado?», suplicó Jesús a Dios. El Grupo Paso Viviente no camina solo. La Cofradía de la Santa Vera Cruz, fundada en 1554, cobra el protagonismo en las procesiones calagurritanas. Se emplea a fondo para realizar la Magna Procesión del Santo Entierro, que cuenta con 16 pasos. Ello la convierte en la procesión más amplia del norte de España durante la jornada de Viernes Santo. En este día, calagurritanos y turistas tienen la ocasión de admirar pasos como el de la Borriquilla, la Última Cena, la Oración del Huerto, la Flagelación, el Ecce Hommo, el Juicio de Pilatos, el Cristo de Medinaceli, el Encuentro, el Cirineo, la Caída, el Cristo de la Agonía, el Cristo de la Vera Cruz, el Descendimiento, la Piedad, el Sepulcro y la Dolorosa.

El cuidado de la estética, la expresión plástica y la vestimenta de los penitentes constituyen una amalgama de ocultación y misterio característico de la fe cristiana. Medios de comunicación públicos nacionales y con proyección internacional han emitido para todo el país esta manifestación religiosa. El recorrido comienza en la iglesia de San Francisco y, tras desfilar por las calles más emblemáticas de la ciudad, regresan de nuevo al templo.

«Estos tres eventos de la Semana Santa de Calahorra aglutinan la fuerza para promover que sea declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en los próximos años», admite Daniel Martínez, portavoz del Grupo Paso Viviente. Para que una fiesta obtenga el reconocimiento nacional, debe cumplir tres premisas: antigüedad mínima de 50 años, actos singulares y difusión a nivel nacional. «Preparamos nuestros actos con el mayor esmero y poniendo todo lo mejor de cada uno de nosotros», dice Valeriano Antoñanzas, Hermano Mayor de la Cofradía de la Santa Vera Cruz. Ambas asociaciones culturales han acordado realizar «un cartel conjunto» para mantener la riqueza artística y emocional de Roma y de Cristo.