Francisco I, un Papa «inesperado» en las apuestas
El hijo del fundador de la casa de apuestas, ayer en la Plaza de San Pedro - paddy power

Francisco I, un Papa «inesperado» en las apuestas

Hasta 40 euros por euro invertido se llegó a pagar al apostante que confió en la elección de Jorge María Bergoglio como nuevo Pontífice

Actualizado:

El mundo de las apuestas forma parte de nuestras vidas desde hace ya varios años. Es un negocio que mueve miles de millones de euros en todo el mundo cada día y con la elección del nuevo Papa muchas casas de apuestas han hecho el agosto. Para que se hagan una idea, se estima que en estos días de cónclave, la casa de apuestas británicas William Hill, por poner un ejemplo, ha tenido un movimiento de capital superior a 500.000 millones de libras esterlinas, unos 600.000 millones de euros. Un negocio del que no sólo han salido favorecidas las empresas dedicadas a este mundo, los apostantes que se decantaron por Jorge María Bergoglio como nuevo Papa también han «pillado» un buen pellizco.

Tomando como referencia tres de las casas de apuestas más importantes a nivel mundial, William Hill, Paddypower, Ladbrokes y Skybet, observamos que la «candidatura» de Francisco I se pagaba entre 30 y 40 euros por euro apostado. Ni siquiera estaba en top ten de los posibles papables. De hecho, otro candidato argentino, Leonardo Sandri, tenía más opciones al tener una cuota más baja, de 25 a 1. Por lo que el usuario que se la ‘jugó’ y apostó por Bergoglio, cumplió aquello de «quien no arriesga no gana»

Los principales candidatos en las apuestas a convertirse en nuevo Papa, si nos guiamos por la casa de apuestas PaddyPower de Londres, eran el italiano Angelo Scola, que se pagaba casi dos a uno; en segundo y tercer lugar el austriaco Christoph Schonborn y el ghanés Peter Tukson, que se pagaban cinco a uno; en cuarta posición, el brasileño Odilo Scherer, que se pagaba siete a uno; y completando el ‘top five’ el canadiense Marc Ouellet que se pagaba diez a uno.

Papables para todos los gustos

En torno a las apuestas para el nuevo Papa no faltó tampoco el sentido del humor por parte de las casas de apuestas y de los apostantes. De hecho, Bono, el cantante de U2, era uno de los «posibles» candidatos y su elección se pagaba 1.000 a uno. Otros candidatos «algo sorprendentes» fueron el exprimer ministro británico Tony Blair, 500 a uno, el cantante Justin Bieber, que se pagaba 10.000 a uno, o el futbolista Mario Balotelli, cuya cuota era 2.500 a uno.