ROME REPORTS

¿A quién defiende la Guardia Suiza en el periodo de sede vacante?

Actualizado:

La Guardia Suiza, el cuerpo de defensa del Vaticano, se ha visto obligada a cambiar temporalmente su misión de defender al Papa debido al fin del Pontificado de Benedicto XVI el pasado 28 de febrero.

Ahora, y hasta que sea elegido el sucesor de Benedicto XVI, los jóvenes que custodian la seguridad del Papa deben estar a disposición del camarlengo y del colegio cardenalicio. El comandante del cuerpo, Daniel Rudlf Anrig, ha asegurado que la Guardia Suiza no tenía conocimiento alguno de la decisión que Benedicto XVI, ahora Papa Emérito, tenía en realidad tomada hace un año: «Fue un momento muy impactante».

Jurando «servir fielmente» al Papa y dedicarse «con todas sus fuerzas» a su defensa, «sacrificando si hay que hacerlo, incluso la vida», cada año son varios los jóvenes que entran a formar parte del cuerpo de seguridad del Vaticano, que fue creada en 1506 y está compuesta por cien soldados.