La UE espera restaurar pronto la confianza tras el caso de la carne de caballo
Carne de caballo en una carnicería de Bremen, Alemania - efe

La UE espera restaurar pronto la confianza tras el caso de la carne de caballo

La CE organiza hoy en Bruselas una reunión extraordinaria del Comité permanente de la cadena alimentaria

Actualizado:

El comisario europeo de Sanidad y Consumo, Tonio Borg, manifestó hoy su satisfacción por el anuncio de Francia de que ha identificado una empresa que vendía platos preparados con carne de caballo como si fuera de vacuno, y esperó poder restaurar pronto la confianza de los consumidores europeos.

Según Borg «los consumidores deben estar seguros de que se hará todo desde la Unión Europea para restaurar la confianza en los productos de nuestros mercados lo antes posible».

Borg celebró el anuncio de las autoridades de Francia de que han identificado y suspendido a la empresa francesa Spanghero «que ha vendido carne de caballo como vacuno a sabiendas».

Según el comisario se trata de un gran paso adelante en una investigación que «ha movilizado a la Unión Europea y las autoridades alimentarias y de consumidores competentes de los Estados miembros por una semana».

El ministro francés de Consumo, Benoît Hamon, confirmó ayer que Spanguero sabía que «etiquetaba como vacuno la carne de caballo» o «al menos, hay una sospecha fuerte».

El comisario europeo insistió en que aún debe establecer el alcance completo de la investigación, pero consideró que «estas conclusiones muestran que la trazabilidad de comida en la UE funciona».

Recordó que la Comisión Europea ha estado en estrecho contacto con los Estados miembros, que son fundamentalmente «los responsables de garantizar la adecuada aplicación de las normas de la UE».

La CE organiza hoy en Bruselas una reunión extraordinaria del Comité permanente de la cadena alimentaria y la salud animal, en la que expertos de los Estados miembros examinarán el plan coordinado de la UE para reforzar los test de ADN de la carne, pero también de fenilbutazona, un antiinflamatorio potencialmente dañino para los humanos.

Los Estados miembros tienen la sospecha de que esta sustancia podría haber entrado en la cadena alimentaria de Francia.