Sociedad

Sociedad / adopciones

Marruecos cambia las reglas del juego

Día 20/01/2013 - 17.56h
Temas relacionados

Cuarenta familias con niños marroquíes ya asignados piden al Monarca alauí que interceda para desbloquear las adopciones internacionales

«Cuando lo pusieron en mis brazos por primera vez fue maravilloso. Tuve la certeza absoluta de que era mi hijo». La que habla con esta seguridad y dulzura es Susana Ramos, una de las madres afectadas por el bloqueo de «kafalas» (adopción musulmana con ciertas restricciones) que mantiene Marruecos desde hace casi un año.

Hasta ese momento, en el país alauí, las familias extranjeras podían acceder a la adopción de niños mediante un proceso que resultaba más ágil que en otros países, pero bajo el cumplimiento de una serie de estrictos requisitos: tenían que ser musulmanes, o convertirse en caso de que no lo fueran, y respetar el nombre y apellidos del crío, así como su nacionalidad y religión hasta la mayoría de edad. Además, el juez de menores que concedía la «kafala» debía seguir los pasos del niño a través de los consulados para dar fe de que las condiciones se estaban cumpliendo, pero en la práctica esto no se llevaba a cabo.

En marzo de 2012, apenas cuatro meses después de que el Rey Mohamed VI nombrase primer ministro al islamista Abdelilah Benkirán, comenzaron a deternerse los procesos de adopción en Rabat.

Paralización de las «kafalas»

Un bloqueo que se extendió al resto del país el pasado mes de septiembre, cuando el ministro de Justicia, Mustafá Ramid, envió una circular a los fiscales para que paralizasen aquellas «kafalas» de padres que no fuesen residentes en Marruecos. La principal justificación que aduce es que, si los niños salen del país, es difícil hacer un seguimiento del menor. La abogada Nadia Mouhir, que representa a un buen número de familias adoptivas en Rabat, aseguró a Efe que Ramid ha sido influenciado por «tres o cuatro» marroquíes residentes en España que le han contado por carta o de viva voz que hay niños dados en «kafala» a los que se corta el contacto con su país y que son incluso convertidos al cristianismo.

Susana es una de las afectadas por este cambio en las reglas del juego, justo cuando ya tenía asignado a su hijo. Ahora vive la angustia de sentirse madre y tener tan lejos a su retoño. Por eso, junto a otras cuarenta familias en su misma situación, la mayoría españolas, ha firmado una carta, que enviaron en diciembre al Rey Mohamed VI, con copia para el Rey Juan Carlos de España, en la que piden su intercesión para que se resuelvan los casos de niños que ya estaban asignados. Susana conoció a su hijo hace un año, cuando contaba solo con siete semanas. Desde entonces, ya ha realizado 22 viajes para visitar a su pequeño en el centro de acogida donde vive. La última vez que lo vio fue estas navidades. «Ya le habían salido los dos dientes pequeñitos de abajo», recuerda con ternura. A finales de enero, volverá a viajar a Marruecos para encontrarse con él.

«Cada vez que voy a verlo, me acerco despacito y él, en cuanto me ve, se empieza a reír a carcajada limpia. Nos reímos los dos, hasta que me echa los brazos para que lo coja», cuenta emocionada. Si el proceso hubiera seguido su curso normal, en agosto ya hubieran estado los dos juntos en Madrid, donde ella trabaja y reside. Susana entiende la preocupación de Marruecos por los niños que son adoptados fuera del país, pero cree que es posible, mediante el diálogo, llegar a un acuerdo para articular mecanismos de seguimiento del menor que sean eficaces, ya sea a través de los consulados o de asociaciones marroquíes en España. «Trabajemos conjuntamente para que esto, por los intereses del menor, pueda resolverse», pide esta madre, que recuerda que la condición de vivir en Marruecos no estaba establecida para acceder a la «kafala» cuando ella y otras centenares de familias afectadas la solicitaron.

Estos padres viven actualmente con una gran tensión y angustia ante la incertidumbre de no saber si este conflicto se resolverá felizmente. «Los niños legalmente no son nuestros hijos, pero es que nuestro sentimiento es totalmente maternal», asegura Susana, que añade: «Hay familias con hijos biológicos mayores y dicen que el sentimiento es el mismo». De momento, no han recibido respuesta a la carta, aunque tienen constancia de que se están produciendo conversaciones entre España y Marruecos sobre este asunto.

Migración forzosa

Para Susana, desde hace meses, es como si la vida se hubiera detenido. «Mantengo mi trabajo, pero las relaciones con mis amigos y el ocio se han parado. Toda la energía la destino a mantenerme firme y seguir adelante», explica. Se ha planteado incluso irse a vivir a Marruecos. «Lo que me preocupa de una migración forzosa es construir un entorno estable en otro país. Ahora soy una madre idónea según los criterios españoles: con mi familia, mi trabajo, mis amigos, mi estabilidad...¿Podría yo conseguir algo parecido allí?», se pregunta. Pero aunque tuviese que poner su vida patas arriba, lo tiene claro: «Lo último a lo que renunciaría sería a mi hijo».

«Este orfanato se está convirtiendo en mi cárcel»

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Quien perdió fue el Reino Unido

Habrá quien diga que casi un once por ciento es una victoria contundente. «Contundente»... ¿comparada con qué?

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.