Sociedad

Sociedad

¿Es mejor nacer en diciembre o en enero?

Día 01/01/2013 - 08.43h
Temas relacionados

Los nacidos en diciembre tienen peor rendimiento académico y están más expuestos al fracaso escolar

No es lo mismo nacer en diciembre que en enero. Al menos, en lo que a resultados académicos se refiere. El curso escolar en España se compone de todos los nacidos en un mismo año entre el 1 de enero y el 31 de diciembre. Aunque el año natural es el mismo, once meses de diferencia se notan desde el punto de vista académico puesto que la madurez de los pequeños varía y mucho. Así lo aseguran numerosos estudios y todos ellos concluyen lo mismo: los niños nacidos a finales de año están más expuestos al fracaso escolar.

«Aunque no lo creamos, existen muchas diferencias entre los niños nacidos en enero y los que han nacido a finales de ese mismo año», comenta Silvia Aja, profesora de niños entre 2 y 6 años en el Colegio Valdefuentes de Madrid. «El nivel madurativo de los nacidos a principios de año es mayor y eso se nota en todo: capacidad motora, académica, etc.», explica la experta. «Los más pequeños no están preparados para aprender ciertas cosas porque no han desarrollado aún el mismo nivel de maduración». Así, en clase, los alumnos nacidos en noviembre o diciembre se muestran más torpes a la hora de saltar y correr o cuando van a dibujar «porque cogen la pintura con la mano o no tienen fuerza para escribir».

En este sentido, el informe «Mes de nacimiento, probabilidad de repetir y resultados educativos en España según PISA 2009», presentado a principios de este año en Santiago de Compostela dentro del «XIX Encuentro de Economía Pública», alerta de que esa diferencia de edad puede «conllevar repercusiones en términos académicos si el profesor confunde la madurez del alumno con su capacidad para asimilar los conocimientos». De hecho, la tasa de repetidores entre los nacidos en noviembre y diciembre es del 44% mientras que entre los nacidos entre enero y febrero se reduce en un 10%.

«Precisamente, es ahí donde está la clave: en el nivel de madurez del niño», reseña Aja. «Los padres son conscientes de ello y los profesores también. Enseguida detectamos que les cuesta más aprender y, por ello, tanto unos como otros, tenemos que estar muy pendientes de cómo evoluciona el proceso de aprendizaje del pequeño», asegura la experta.

El último informe PISA, elaborado en 2009, recoge las diferentes puntuaciones que obtuvieron los alumnos en comprensión lectora, matemáticas y conocimiento del medio: los niños nacidos en diciembre obtuvieron 477 puntos de media y quienes nacieron en enero, 495. «Los nacidos en los últimos meses tienen un déficit evolutivo relativo en comparación con sus compañeros de curso: todos han nacido el mismo año, pero unos mucho más tarde que otros, lo cual puede ser importante a edades tempranas», explican Juan Jesús Fernández y Juan Carlos Rodríguez en «Los orígenes del fracaso escolar en España». De hecho, ambos autores alertan de que «ese déficit parece tener efectos incluso durante la educación secundaria».

Aunque el hecho de nacer a finales o principios de año puede ser un factor de riesgo para el fracaso escolar, también lo son el estatus social, familiar y académico del alumno. Así, «lo más normal, es que las diferencias entre los mayores y los pequeños de la clase vayan desapareciendo a medida que los niños van creciendo», recuerda Aja, mientras que el resto de factores de riesgo no dependen del nivel de madurez del pequeño, que se soluciona con el paso del tiempo.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.