Sociedad

Hablar bien inglés, la gran asignatura pendiente de los españoles

Día 23/12/2012 - 16.47h
Temas relacionados

El bajo nivel que aún arrastramos, un lastre en un mundo donde el idioma de Shakespeare sigue siendo el rey

Requisito indispensable: dominio del inglés escrito y hablado. Por mucho que los chinos y su idioma se estén abriendo camino en el mundo, el empleo fluido de la lengua de Shakespeare sigue siendo condición necesaria para alcanzar una parte importante de los empleos disponibles y, sin embargo, ésta sigue siendo una de las principales asignaturas pendientes en la formación de los españoles.

Tal como puso de manifiesto un estudio reciente del Instituto Nacional de Estadística (INE), más del 47% confiesa que no tiene conocimientos sobre otro idioma que no sea su lengua materna, siendo de largo el inglés la opción más extendida entre quienes sí saben alguno. En todo caso, una amplia mayoría, el 80%, no pasa de un nivel medio.

Además, aunque la formación ha mejorado en los últimos años, los escolares españoles siguen estando retrasados en esta materia con respecto al resto de los europeos. De hecho, según los resultados del Estudio Europeo de Competencia Ligüística publicado el pasado junio por la UE, solo un 28% de los estudiantes de 16 años tienen un nivel de inglés competente, ocupando España el noveno puesto entre los 14 países evaluados sobre el conocimiento del primer idioma. Únicamente el 46% se ve capaz de mantener una conversación en un idioma extranjero, mientras que la media europea se sitúa en el 54%.

Competencia en aumento

Con el paro acercándose a los cinco millones de parados, según los datos de noviembre aportados por el Ministerio de Empleo, la competencia por un puesto de trabajo va en aumento y la necesidad de aprender inglés es todavía mayor.

Más aún si la opción para tratar de incorporarse o mantenerse en el mercado laboral es marcharse al extranjero. Solo entre enero y junio de este año, 41.000 españoles habían decidido hacer maletas, un 44% más que en el mismo periodo del año anterior, lo que reafirma la tendencia a la emigración en España desde que comenzó en la crisis en 2008.

En los últimos años, se viene hablando del crecimiento económico chino en el mundo y del poderío político de Alemania en Europa, pero un análisis más amplio pinta una realidad en la que la influencia anglosajona en el mundo sigue siendo de primer orden, sobre todo en cuanto al empleo del idioma se refiere.

El 2012 ha sido un año redondo para la imagen internacional del Reino Unido, que ha logrado convertir las seis décadas de reinado de Isabel II y las Olimpiadas de Londres en plataformas de proyección de su influencia en el mundo. Así lo cree la mayoría de los encuestados en once países -incluidos China, Brasil, EE.UU. o España- por el British Council. Según el estudio, el 64% considera que Gran Bretaña realizó un «buen trabajo» en la organización de los Juegos, y el 44% cree que tienen ahora una «mayor influencia en el mundo» como resultado de los eventos de este año, frente a solo un 3% que no lo cree. Un tercio cree que el Jubileo de Diamantes «ha mejorado la imagen del Reino Unido en el mundo», según el informe publicado hace unos días.

Más visitantes

La oficina de turismo británica calcula que este impulso atraerá a un millón adicional de visitantes al país en 2013, un incremento del 3%. Pero la ausencia de grandes conmemoraciones el año que viene obligará a esforzarse a los responsables de gestionar esa influencia global.

«Sin un evento global enorme como los Juegos, tenemos que seguir encontrando nuevas maneras inteligentes de compartir nuestros activos de poder blando: el inglés, nuestro sistema educativo, nuestra vibrante escena artística y nuestro espíritu empresarial», asegura John Worne, director de estrategia del British Council, la entidad equivalente al Instituto Cervantes, presente en más de cien países.

Los británicos viven en unas pequeñas islas en el Atlántico desde las que controlaron un imperio global en el siglo XIX y parte del XX y, a pesar de que aquella gloria imperial es historia, no renuncian a jugar un papel importante en el mundo. Según el informe anual conjunto entre el «think-tank» Chatham House y la empresa de sondeos YouGov, el 56% de los británicos quiere que el Reino Unido siga aspirando a ser «una gran potencia».

La cifra ha sido la misma en las tres últimas ediciones del influyente estudio. En el siglo XXI, el alcance casi global de sus regimientos debe ser sustituido, claro, por lo que el analista estadounidense Joseph Nye definió como «poder blando», o la «habilidad de influir en los demás para obtener los resultados preferidos mediante la definición de la agenda, la persuasión y la atracción positiva».

El académico de Harvard lo diferencia del «poder duro» que ejercen la fuerza militar o el dinero. Según el índice de poder blando que elaboran el Institute for Government británico y la revista Monocle, Gran Bretaña es el segundo país con mayor poder de «persuasión» global, detrás de EE.UU. y por delante de Francia, Alemania y Australia.

El estudio evalúa cinco factores: las políticas del gobierno, la cultura, la diplomacia, la educación y la innovación empresarial. En este ámbito, los británicos tienen muy claro que disponen de un arma privilegiada: el idioma de Shakespeare.

El 48% de los ciudadanos y el 68% de los expertos consultados por Chatham House sitúan al inglés como el principal factor para la «reputación internacional» de Gran Bretaña. Y, como saben los filósofos clásicos de Oriente y de Occidente, quien controla el idioma controla las mentes.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

De Suresnes a Vistalegre

Vistalegre puede ser el Suresnes de la izquierda populista. Podemos no crece por lo que propone sino por lo que rechaza

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.