San Fermín 2017

UPN presenta un recurso contra la ikurriña del Chupinazo y PP estudia denunciar al alcalde por prevaricación

Los socialistas navarros se muestran decepcionados y Geroa Bai afirma que «la sociedad está por encima de pruritos jurídicos»

El balcón del Ayuntamiento de Pamplona poco antes del Chupinazo
El balcón del Ayuntamiento de Pamplona poco antes del Chupinazo - AFP

El partido regionalista UPN ha presentado un recurso contencioso administrativo contra la colocación de la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona desde el que este mediodía se ha lanzado el Chupinazo de los Sanfermines.

Así lo ha confirmado el portavoz del grupo municipal de UPN y exalcalde de Pamplona, Enrique Maya, quien ha explicado que su grupo ha solicitado medidas «cautelarísimas para intentar lograr una resolución de urgencia que diga que no se puede colocar la ikurriña».

Ha apuntado, en ese sentido, que en su grupo tenían todo preparado por si se daba esa circunstancia, por lo que en el momento en el que se ha izado la ikurriña han puesto en marcha su iniciativa jurídica.

Maya, minutos antes de colgar la ikurruiña en el mástil del balcón, había declarado: «Que nadie dude de que si se coloca la ikurriña en ese mástil ya está todo preparado para interponer la correspondiente demanda en el contencioso administrativo».

Posible delito de prevaricación

La presidenta del Partido Popular de Navarra (PPN), Ana Beltrán, ha manifestado que su partido está estudiando la posibilidad de interponer una denuncia contra el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, por «un posible delito de prevaricación, tras colocar la ikurriña en un mástil oficial en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona durante el lanzamiento del chupinazo, ya que el alcalde ha dictado una resolución injusta a sabiendas de que lo es».

En una nota, el PPN ha señalado que «la colocación de la ikurriña en el Ayuntamiento, y además en lugar preferente, justo donde se ha tirado el cohete, demuestra una vez que para Bildu y para el nacionalismo vasco lo primero es su construcción nacional, su proyecto de anexión al País Vasco por encima de cualquier cosa».

«Una vez más han dejado clara su intención de politizar las fiestas, y que siguen compartiendo la reivindicación histórica de ETA de anexionar Navarra al País Vasco», ha opinado Beltrán.

Según ha continuado, «el alcalde Asiron sabe de sobras que colocar la ikurriña no es legal en Navarra». «Por mucho que se haya derogado la ley de símbolos, no existe ningún marco normativo que permita poner la bandera de otra Comunidad en Navarra», ha expuesto, para añadir que por ello desde el PPN están estudiando y analizando la posibilidad de que el alcalde haya incurrido en un posible delito de prevaricación. «De ser así, tomaremos las medidas adecuadas, como la interposición de una denuncia», ha comentado.

«Nos parece un insulto a todos los pamploneses, a todos los navarros y a todos los españoles, porque lo que está claro es que por encima de querer gobernar para todos, Asiron y Bildu han querido mandar un mensaje a todo el mundo de que Navarra es Euskadi, y desde el Partido Popular de Navarra no lo vamos a consentir», ha concluido.

«Decepción» en el PSN

El PSN ha calificado la colocación de la ikurriña como «una decepción más» y un «claro ejemplo» de que «a este alcalde le dan igual» las sentencias y los informes que tiene en contra.

De esta forma se ha referido en declaraciones la portavoz del PSN en el Consistorio, Maite Esporrín, quien ha subrayado que al alcalde, Joseba Asiron, le dan igual las sentencias en contra y el informe de la Federación Navarra de Municipios y Concejos. «Lo que demuestra es que solo están preocupados por su ideología abertzale, frentista y gobernar para los suyos y no le importa que esa bandera crispe a una parte importante de la ciudadanía», ha sostenido, tras lo que ha aseverado que les parece «decepcionante».

«Asiron, como alcalde, no tiene nivel», ha opinado Esporrín, quien ha comentado que en principio no tienen previsto iniciar ninguna acción.

Geroa Bai: «Por encima de pruritos jurídicos»

El concejal de Geroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona, Iñaki Cabasés, consciente de las consecuencias legales que pueda tener la colocación de la ikurriña, ha pedido «un respeto a la sensibilidad de la ciudadanía que acoge con absoluta normalidad esta situación».

Al igual que Asirón, Cabasés ha defendido que la presencia de la enseña vasca es «la representación del conjunto de sensibilidades que hay en esta ciudad».

«Todo aquello que se haga en ese sentido hay que darle esa interpretación, creo que siempre favorable», ha dicho el político nacionalista.

Preguntado por posibles consecuencias legales, las ha rechazado: «Creo que no se puede amenazar a un conjunto social. La sociedad está por encima de pruritos jurídicos y así hay que entender este tipo de decisiones».

«Y al que no lo entienda pido un respeto a la sensibilidad del conjunto de la ciudadanía, que acoge con absoluta normalidad esta situación», ha zanjado.

Toda la actualidad en portada

comentarios