Virus del VIH
Virus del VIH - ARCHIVO
SIDA

«Todavía tenemos que vencer al VIH»

El conocimiento científico es la columna vertebral de la respuesta al VIH y sin él será difícil acabar con la epidemia de VIH y sida corto plazo

MADRIDActualizado:

Hoy domingo comienza la Conferencia Internacional del Sida en París (Francia). Por este motivo, François Dabis, Director de la Agencia Francesa de Investigación del VIH y la Hepatitis (ANRS) y Linda-Gail Bekker, Presidenta de la Sociedad Internacional del Sida (AIDS), publicaN en «Science» una carta titulada ‘Todavía tenemos que vencer al VIH’ en la que exponen las prioridades para acabar con esta epidemia.

Los autores denuncian que a pesar de los notables avances en el tratamiento y la prevención del VIH, «la limitada voluntad política y la falta de liderazgo en muchos países, particularmente en África Occidental y Central y en Europa del Este, no han permitido que estos logros se traduzcan en acciones». Como resultado, en 2016 se produjeron casi 2 millones de nuevas infecciones.

La buena noticia es que los avances científicos han conducido a nuevas intervenciones y prácticas biomédicas y, en consecuencia, reducciones sustanciales de la morbilidad, la mortalidad y de nuevas infecciones. «La aplicación a gran escala de estas nuevas medidas podría eliminar el VIH / sida como una crisis sanitaria», escriben. La mala noticia es que este esfuerzo es «frágil porque la financiación está bajo amenaza, los sistemas de salud de muchos países no están preparados para cumplir y carecen de la voluntad y el liderazgo políticos. Incluso si los esfuerzos actuales reducen las nuevas infecciones en un 90% durante la próxima década, todavía habrá 200.000 nuevas infecciones cada año, con un objetivo de tratamiento a lo largo de toda la vida de 40 millones de personas que viven con el VIH».

La aplicación a gran escala de estas nuevas medidas podría eliminar el VIH / sida como una crisis sanitaria

La terapia antirretroviral ha sido el catalizador para el cambio en cómo se trata y se previene la infección por el VIH. Una única pastilla que contiene tres o más fármaco, una vez al día y con pocos efectos secundarios, ha convertido el VIH de una sentencia de muerte a una enfermedad crónica y manejable para millones de personas. Y, al reducir los niveles de virus, el riesgo de transmisión desaparece. A esta batalla para acabar con el VIH y el sida se han incorporado la profilaxis previa a la exposición, la famosa ‘PrEP’ y la circuncisión voluntaria masculina. Sin embargo, la terapia antirretroviral es un régimen de por vida y costoso, y muchas personas en los países desarrollados y en desarrollo no pueden acceder a él. Muchas naciones no cuentan con la infraestructura de atención de la salud o el compromiso de la comunidad para apoyar las sólidas nuevas formas de prevenir la transmisión o diagnosticar la infección. Aunque hemos llegado lejos, los beneficios de estos nuevos enfoques no son universales, señalan.

La Declaración de París, publicada por la IAS y la ANRS para recordar a los líderes mundiales por qué la ciencia del VIH importa, cómo debería ser reforzada y por qué debería financiarse a nivel mundial y de forma duradera contempla 5 áreas científicas prioritarias para la construcción de una nueva agenda de salud pública que responda al reto de esta epidemia ante la disminución de los recursos.

Linda-Gail Bekker, Presidenta de la Sociedad Internacional del Sida (AIDS) y François Dabis, Director de la Agencia Francesa de Investigación del VIH y la Hepatitis (ANRS)
Linda-Gail Bekker, Presidenta de la Sociedad Internacional del Sida (AIDS) y François Dabis, Director de la Agencia Francesa de Investigación del VIH y la Hepatitis (ANRS)- IAS

1. La investigación y el desarrollo de las vacunas deben coordinarse y apoyarse a nivel mundial mediante asociaciones público-privadas.

2. Se necesitan formulaciones de fármacos más simples y eficaces para un uso a largo plazo.

3. Las medidas preventivas y terapéuticas biomédicas deben adaptarse a los grupos de riesgo ya las poblaciones clave a través de enfoques multidisciplinarios y basados en la evidencia para probar, prevenir o tratar y retener la atención, a la vez que abordan el estigma y la discriminación.

4. La persistencia del VIH y los mecanismos de control viral deben entenderse a través de la investigación básica para prever una curación funcional o completa.

5. La investigación económica y los modelos de financiamiento innovadores deben ser ideados para asegurar que las nuevas estrategias puedan ser universalmente aplicadas a gran escala y al mismo tiempo fortalecer los sistemas de salud.

Poner fin a la epidemia requiere la continua contribución y la inversión en ciencia

El desarrollo de las cinco prioridades, dicen sus autores, requiere financiación para atraer a la sociedad a través de este impulso colectivo con el fin de poner fin a la pandemia.

Y concluyen. «El conocimiento científico es la columna vertebral de la respuesta al VIH. No podemos alcanzar ambiciosos objetivos mundiales, proporcionar tratamiento a lo largo de toda la vida a los 37 millones de personas que viven con el VIH y reducir la epidemia sin un compromiso sin fisuras con la investigación. La ciencia del VIH importa. Poner fin a la epidemia requiere la continua contribución y la inversión en ciencia».