El acceso a los tratamientos es clave
El acceso a los tratamientos es clave - ARCHIVO
INFORME ONUSIDA

Nuevos fármacos y tecnología para el diagnóstico precoz, claves para acabar con el VIH y el sida en 2030

Unas 20,9 millones de personas con VIH en todo el mundo recibían en junio tratamiento antirretroviral, lo que supone cuatro veces más que en el año 2000, muestra el informe del Programa de Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida

MADRIDActualizado:

El desarrollo de nuevos fármacos antirretrovirales (ARV) de primera línea y el uso de tecnología para el diagnóstico precoz son algunos de los pasos clave para mantener la esperanza de acabar con el VIH y el sida para el año 2030, según el informe de Programa del Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (ONUSIDA) presentado hoy.

En 2016, alrededor de 1,8 millones de personas se infectaron con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Aunque representa una disminución del 39 % con respecto a los 3 millones de personas que contrajeron la infección en el pico de la epidemia a finales de los años noventa, ONUSIDA, en su último informe llama la atención que las nuevas infecciones por el VIH están aumentando a un ritmo rápido en los países que no han ampliado los servicios de salud y VIH a las zonas y poblaciones donde son más eficaces. En Europa oriental y Asia central, por ejemplo, las nuevas infecciones por el VIH han aumentado en un 60 % desde 2010 y las muertes relacionadas con el sida en un 27 %. La buena noticia es que en el África subsahariana, las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en un 48 % desde 2000.

A día de hoy hay 20,9 millones de personas con VIH en todo el mundo que reciben tratamiento antirretroviral, lo que supone cuatro veces más que en el año 2000. En el nuevo informe presentado hoy en Ciudad del Cabo, de cara al Día Mundial de la Lucha contra el Sida el 1 de diciembre, esta agencia de la ONU señaló en un comunicado que en la misma fecha había 36,7 millones de personas viviendo en el mundo con el VIH.

ONUSIDA, en su último informe llama la atención que las nuevas infecciones por el VIH están aumentando a un ritmo rápido en los países que no han ampliado los servicios de salud y VIH a las zonas y poblaciones donde son más eficaces

Los retos ahora son asegurar que los 17,1 millones de personas que necesitan tratamiento, entre ellas 919.000 niños, puedan acceder a los medicamentos y volver a poner en lo alto de la agenda de salud pública la prevención del VIH, sobre todo en los países en los que las infecciones están aumentando, dijo UNAIDS.

España más cerca del 90-90-90

El informe destaca que ha habido un progreso notable hacia el logro de los objetivos 90-90-90, el proyecto que se marcó ONUSIDA para que en 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH sepan su estado serológico, que el 90% de las personas diagnosticadas reciban terapia y que el 90% de las personas que reciben terapia tengan supresión viral. A finales de finales de 2016, el VIH, aproximadamente el 70% de las personas que tienen VIH conocía su estado serológico, entre aquellos que conocían su estado serológico, el 77% recibían terapia y el 82% de las personas tenía cargas virales indetectables. Siete países ya habían logrado este objetivo: Botswana, Camboya, Dinamarca, Islandia, Singapur, Suecia y el Reino Unido. Otros 11 países se encontraban cerca de este umbral: Australia, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Kuwait, Luxemburgo, Países Bajos, España, Swazilandia y Suiza. Solo algunas ciudades han alcanzado el objetivo 90-90-90: Amsterdam, Melbourne, Nueva York, París y San Francisco.

«Muchos no recuerdan que en el año 2000 solo había 90 personas en Sudáfrica con tratamiento», recordó el director ejecutivo de UNAIDS, Michel Sidibé.