fernando blanco

«Si no se tiene una patología, la leche semi es más recomendable que la desnatada»

Desde el área de nutrición del Hospital Quirón recuerdan que la desnatada carece de vitaminas liposolubles

Actualizado:

La leche es parte fundamental de nuestra dieta desde que somos pequeños. Últimamente estamos acostumbrados a encontrarnos con muchas variedades. Y cada vez es más habitual el consumo de leche desnatada o sin lactosa. Muchas personas requieren de su consumo por alguna patología pero muchas otras la consumen solo por ahorrarse alguna caloría. Elena Pérez, nutricionista del Hospital Universitario Quirón nos explica porque esto último no es adecuado.

«Si consumimos leche desnatada estamos perdiendo todas las vitaminas liposolubles», señala Pérez. «Entre la leche semidesnatada y la desnatada la diferencia de calorías no es muy alta, por lo que es preferible elegir la primera, salvo casos de alguna patología», puntualiza.

Pérez explica que si no se trata de cuestiones como el colesterol o algún caso de riesgo cardiovascular es «preferible tomar la leche completa si el resto de los parámetros de grasa de su dieta está dentro de los parámetros en los que se tiene que mover».

«La ventaja que estamos consiguiendo con la leche es el aporte de calcio, aparte de que tiene unos aminoácidos que son muy saludables», explica Pérez. «Hemos dejado de tener en cuenta las propiedades de algunos alimentos simplemente por modas o por cuestiones de publicidad».