Patologías

Insuficiencia aórtica

Día 28/11/2013 - 17.06h
Temas relacionados

La insuficiencia aórtica se produce por el cierre defectuoso de la válvula aórtica que genera una fuga (regurgitación) de sangre desde la aorta hacia el ventrículo

La insuficiencia aórtica se produce por el cierre defectuoso de la válvula aórtica que genera una fuga (regurgitación) de sangre desde la aorta hacia el ventrículo izquierdo en cada latido. Esta fuga de sangre genera una sobrecarga de volumen en el ventrículo izquierdo que, con el tiempo, puede dilatarse. Si la enfermedad progresa y la insuficiencia no se corrige, la afección de las cavidades cardíacas se vuelve irreversible y produce una insuficiencia cardiaca congestiva.

Existen dos formas de insuficiencia aórtica:

La forma crónica: que es tolerada por el paciente durante años sin que produzca síntomas.La forma aguda: con un rápido desarrollo de síntomas y, por tanto, con menos tolerancia por parte del paciente.

Cómo se produce

La válvula aórtica está localizada entre el ventrículo izquierdo y la aorta. Tiene tres valvas o velos que están sostenidos por un anillo valvular. Estos funcionan como una compuerta de una sola dirección, es decir, permiten que la sangre avance hacia la aorta pero no que retroceda hacia el ventrículo izquierdo. Cualquier afección que involucre cualesquiera de las partes constitutivas de la válvula aórtica (velos, anillo) puede generar una insuficiencia. La insuficiencia valvular aórtica se produce cuando existe un reflujo de sangre por una válvula aórtica dilatada o debilitada hacia la cavidad inferior izquierda del corazón (el ventrículo izquierdo). Este reflujo impone una sobrecarga de trabajo al ventrículo izquierdo al agregar volumen. El ventrículo, con el tiempo, se agranda y el líquido se acumula. Si esta situación se prolonga demasiado en el tiempo, pueden aparecer síntomas de insuficiencia cardíaca.

Por qué se produce

Las causas que provocan una insuficiencia aórtica básicamente son:

álvula aórtica bicúspide.Dilataciones del anillo valvular y de la aorta, que impiden un cierre eficaz de la válvula aórtica.Fiebre reumática.Endocarditis infecciosa.Disección aórtica.El síndrome de Marfan. La espondilitis anquilosante (artritis de la columna vertebral).Problemas congénitos (presentes al nacer) de las válvulas.Enfermedades autoinmunes (lupus eritematoso sistémico).Síndrome de Reiter.Hipertensión arterial.En ciertos casos, la estenosis aórtica puede estar acompañada de insuficiencia.En el pasado, y en muy raras veces en la actualidad, la sífilis podía presentar una afección de la válvula y de la aorta, lo que generaba una insuficiencia valvular.

De manera aguda, podemos encontrar:

Endocarditis bacteriana.Disección aórtica aguda.

Sintomatología

Los síntomas relacionados con la insuficiencia aórtica se deben a la sobrecarga de volumen que produce el retorno de una parte de la sangre expulsada por el ventrículo izquierdo al mismo.

De este modo, el ventrículo izquierdo, para poder adaptase a esta nueva condición (sobrecarga de trabajo), engruesa sus paredes y luego se dilata (aumento de tamaño) para poder lidiar con la sobrecarga de volumen impuesta.

Si el volumen de sangre es pequeño, no genera cambios en la función cardíaca. Pero por el contrario, cuando el volumen de sangre aumenta, el ventrículo comienza a dilatarse cada vez más. Si esta condición se mantiene en el tiempo, llegará un momento en el cual el ventrículo no podrá con la sobrecarga de volumen y se volverá insuficiente. Llegado este punto, la cirugía valvular aórtica (ya sea de reemplazo valvular o de reparación) que restituye una función valvular normal, no sólo no producirá una mejora sino que, al imponer un obstáculo a la salida de la sangre, agrega una sobrecarga a un ventrículo de por sí deficiente, aumentando el grado de insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia aórtica, cuando es crónica, puede desarrollarse durante años sin presentar síntomas. Cuando estos aparecen, pueden hacerlo de manera paulatina o pueden instalarse rápidamente. Estos incluyen:

alta de aliento (disnea)Dolor en el pecho que empeora con le ejercicio y se va con el reposoHinchazón de los tobillos (edema)FatigaPalpitaciones (taquicardia, arritmias)

En la insuficiencia aórtica aguda (endocarditis o disección aórtica), estos síntomas se desarrollan de manera súbita y son mal tolerados por el paciente.

Diagnóstico

Las carótidas, las arterias del cuello que llevan sangre al cerebro, son vasos muy cercanos al corazón. En ellos el pulso carotídeo puede haber aumentado debido al incremento del volumen de sangre que eyecta (expulsa) en cada latido el corazón. Es la llamada 'danza arterial'. Si la válvula no cierra bien, en la auscultación cardíaca se observará una disminución del ruido que produce esta válvula al cerrarse. Asimismo, la sangre que vuelve al ventrículo produce una turbulencia que se manifiesta por un 'soplo' cardíaco.

ElectrocardiogramaEs un estudio que registra la actividad eléctrica del corazón. En él pueden observarse las alteraciones del ritmo. También nos dará información sobre el engrosamiento del ventrículo izquierdo sugestivo de estenosis aórtica.

Radiografía de tóraxEn este estudio se puede observar un aumento del tamaño de la aorta y, en algunos casos, las calcificaciones aórticas. En cambio, el tamaño del corazón es normal. Si existe insuficiencia cardíaca, se verá un acúmulo de líquido en el tejido pulmonar, así como una redistribución de la circulación pulmonar hacia la parte superior de los pulmones.

EcocardiografíaUna ecocardiografía es un estudio que emplea ondas de ultrasonido para producir una imagen del corazón que permiten ver cómo funcionan las diferentes cavidades cardíacas y válvulas. En él se puede visualizar una válvula aórtica engrosada y calcificada que se abre poco, así como también el funcionamiento del ventrículo izquierdo. Con el agregado del doppler se pueden medir los flujos a través de la válvula para evaluar el grado de estenosis.

Cateterismo cardíacoEs un estudio dinámico que mide presiones en las distintas cavidades del corazón y la aorta. Asimismo, se puede inyectar un colorante (medio de contraste) en la corriente sanguínea para observar la actividad del corazón y el flujo de sangre a través de las válvulas y arterias (lo que se denomina 'angiografía').

Tratamiento

El tratamiento definitivo de la insuficiencia aórtica es la sustitución valvular mediante cirugía cardíaca.

La cirugía valvular es una cirugía a corazón abierto, es decir, es necesario abrir las cavidades o vasos del corazón para acceder a dichas válvulas. Se realiza bajo anestesia general, a través de una incisión en el esternón. Durante la operación, se utiliza una máquina de circulación extracorpórea que realiza las funciones del corazón y pulmón. Además, esta máquina oxigena la sangre y permite a los cirujanos parar el corazón y trabajar dentro de él.  La duración habitual de esta cirugía es entre 3 y 4 horas, aunque puede ser mayor en función del número de válvulas que se vayan a reparar o sustituir.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: