CONGRESO EUROPEO DEL CÁNCER

El embarazo no es motivo para retrasar el tratamiento de un cáncer

Un informe concluye que los niños nacidos de madres que han sido tratadas con quimio o radioterapia tienen el mismo desarrollo congnitivo y cardiaco que los de hijos de madres sin cáncer

El tratamiento del cáncer es seguro en las mujeres embarazadas
El tratamiento del cáncer es seguro en las mujeres embarazadas - PIXABAY
R. I. - @abc_salud - Madrid - Actualizado: Guardado en: Salud

El embarazo no debe ser un impedimento para comenzar un tratamiento oncológico. El tratamiento para el cáncer, radioterapia, quimioterapia o cirugía, es seguro para los bebés, asegura un estudio que se ha presentado en el Congreso Europeo del Cáncer y que se publica en «The New England Journal of Medicine», en el que también se subraya que no es necesario interrumpir el embarazo ni adelantar el parto para atacar al tumor.

La información proviene de un estudio llevado a cabo en 129 niños, de entre uno y tres años, nacidos después de la exposición prenatal al tratamiento del cáncer de sus madres, que es la continuación de uno iniciado en 2011 y ya presentado. Los nuevos datos mostraron que el desarrollo, mental y cardíaco y general de los niños, era normal y similar al de otros niños de la población general cuando se les comparó a los 18 meses y a los tres años. «Nuestros resultados muestran que el miedo al tratamiento contra el cáncer no debe suponer una razón para poner fin a un embarazo o adelantar el parto, y que el tratamiento no debe retrasarse», señaló Frédéric Amant, del Hospital Universitario de Lovaina (Bélgica). Amant destacó que es más perjudicial para los niños la prematuridad que la exposición a la quimioterapia,

Los tipos de cáncer más frecuentes entre las madres fueron el de mama y los hematológicos, leucemia y linfoma. Ochenta y nueve niños (69%) fueron expuestos a quimioterapia antes del nacimiento, cuatro (3,1%) a la radioterapia, siete (5,4%) a quimioterapia y radioterapia, uno (0,7%) a trastuzumab [un anticuerpos monoclonal], otros (0,7%) a β interferón y 13 (10,1%) a cirugía, mientras que 14 madres (10,9%) no recibieron tratamiento durante el embarazo.

Cuando los investigadores compararon el desarrollo mental entre los dos grupos de niños no encontraron diferencias significativas en el desarrollo mental en los niños expuestos a quimioterapia, radioterapia, cirugía o a ningún tratamiento, Y añade Amant: «tampoco vimos impacto en el número de ciclos de quimioterapia durante el embarazo, que iban del 1 al 10, en los resultados cognitivos de los niños».

Sin embargo sí vieron discrepancias en el desarrollo en función de la edad gestacional. Amant, que también trabaja en el Hospital Antoni van Leeuwenhoek (Holanda) recuerda que la tasa de prematuridad es más frecuente entre los niños de madres con cáncer, independientemente de si recibieron o no recibieron tratamiento prenatal, que en la población general. Además, «en la mayoría de los casos la prematuridad se relacionó con una decisión médica para inducir el parto con el fin de continuar con el tratamiento oncológico» indicó Amant. Es posible, reconoció, que en los casos de parto prematuro espontáneo el tratamiento del cáncer desempeñe un papel, «pero todavía no sabemos qué lo desencadena: podría ser que la quimioterapia induce contracciones prematuras o inflamación vaginal con ruptura prematura de las membranas».

En cuanto a la función cardíaca los investigadores tampoco encontraron diferencias relevantes.

Sin embargo, Amant advirtió que los resultados tenían algunas limitaciones. «Nuestros datos incluyen muchos tipos de quimioterapia, pero no todos, por lo que no podemos garantizar que todos los tipos de quimioterapia sean seguros. Además, tenemos que analizar los efectos de cada fármaco de forma individual», y, muy importante, los datos «no se pueden extrapolar a los fármacos más nuevos».

A más largo plazo

Por ello, el estudio se va a prolongar hasta que los niños cumpan los 18 años y se pretende ampliar el grupo. «Esto nos permitirá –comentó- obtener un documento más completo sobre los efectos a largo plazo y sacar conclusiones para cada medicamento»

Para Peter Naredi, presidente del Congreso Europeo del Cáncer, los resultados deben «tranquilizar a las mujeres embarazadas que han sido diagnosticadas de un cáncer». Y aunque reconoce que es necesario un mayor seguimiento de los niños, «el mensaje es que los médicos no solo deben comenzar el tratamiento del cáncer de inmediato, sino también que deben evitar en medida de lo posible el parto prematuro».

Toda la actualidad en portada

comentarios