Salud

Balanitis, la infección del glande del pene que afecta a todos los rangos de edad

Los síntomas son enrojecimiento del glande y del prepucio, máculas y pápulas erosionadas de no más de 1 centímetro y molestias y escozor

David en el hotel-museo 21c, en Estados Unidos
David en el hotel-museo 21c, en Estados Unidos - María G. Picatoste
europa press - Madrid - Actualizado: Guardado en: Salud

La balanitis es la infección del glande del pene, si el prepucio también se ve afectado se denomina balanopostitis. Los síntomas son enrojecimiento del glande y del prepucio, máculas y pápulas erosionadas de no más de 1 centímetro y molestias y escozor. Según explica Manuel Díaz Soto, responsable de la Unidad de Urología y Andrología del Hospital Victoria Eugenia de la Cruz Roja en Sevilla, los casos de balanitis se presentan en todos los rangos de edad y están asociados a la diabetes, virus del herpes (VHS-I y VSH-II) y bacterias o gérmenes y también pueden deberse a reacciones alérgicas de la piel ante productos irritantes como geles aromáticos, fibras sintéticas o bien una forma de dermatitis atópica.

Otras causas incluyen también la toma de medicamentos antibióticos como la tetraciclina y la sulfamida, que favorecen el desarrollo de hongos. Los hongos, en concreto los que ocasionan candidiasis, son la principal causa de balanitis entre los varones que padecen diabetes. Es también la «Candida albicans» la implicada en los casos de balanitis que se producen como resultado de la infección por este hongo a través de las relaciones sexuales.

Cáncer de piel en el pene

En la exploración física se puede realizar el diagnóstico, para el que también se toman muestras directas o se realiza una biopsia cutánea ya que la balanitis es también el origen de unas lesiones premalignas asociadas a la eritoplastia de Queyrat, una forma precoz de cáncer de piel en el pene, y la enfermedad de Bowen, otro tipo de cáncer de piel por lesiones en las capas superficiales de ésta que también se puede presentar en otras partes del cuerpo.

«Cuando la infección en el glande o el prepucio no se trata o no cede puede ocasionar este tipo de lesiones premalignas por lo que es necesario realizar una biopsia para descartar esta posibilidad, que aunque poco frecuente, se produce. Vemos al menos uno o dos casos de cáncer de pene al año por este motivo ya sea por falta de higiene, no acudir a consulta o porque se trata de lesiones que no ceden ante el tratamiento», explica Díaz Soto.

El especialista del hospital sevillano de la Cruz Roja señala que el cáncer de pene es poco frecuente y que tiene una incidencia casi nula entre la población judía debido a la circuncisión en los hombres, de ahí la importancia de la higiene en los varones no circuncidados.

«A partir de los 60 años hay un mayor riesgo de cáncer de pene debido a que las consecuencias de una mala higiene íntima se pueden ir acumulando y degenerar en una infección grave en la zona del glande», apunta el urólogo.

Circuncisión

Pero si la balanitis se debe a la dermatitis atópica puede hacerse crónica y producir recidivas (recaídas), por lo que se aconseja quitar el prepucio mediante la circuncisión ya que esto hace más difícil que se presente la patología.

Aunque, según aclara el especialista del Hospital Victoria Eugenia, la balanitis se da en todas las edades y entre los más pequeños los problemas cutáneos en esta zona aparecen en forma de eritema del pañal en un inicio, los casos de balanitis entre los niños no tienen una degeneración maligna.

El tratamiento depende de aquello que ha ocasionado la infección, las cremas tópicas con corticoides se emplean si existe dermatitis atópica o una reacción alérgica, para lo que también se deben dejar de usar los productos que la ocasionan; existen antimicóticos para combatir los hongos, antibióticos en el caso de gérmenes o bacterias y antiherpéticos cuando se debe a un herpes. Las lesiones precancerosas se deben eliminar con cirugía y evitar así el riesgo de desarrollar cáncer de pene.

Las medidas preventivas incluyen una buena higiene con la maniobra de retirar la piel hacia atrás de forma habitual durante la ducha o el baño, el uso de preservativo en las relaciones sexuales, secar la zona tras orinar y mantenerla seca o lavarse las manos antes y después de ir al aseo.

Toda la actualidad en portada

comentarios